Burundanga: La otra explicación
Cargando...
Por Redacción

Burundanga: La otra explicación



Aún no hay precisiones sobre lo que sucedió con Marina Menegazzo y María José Coni en Montañita, Ecuador. Sólo se cuenta con la “confesión” de uno de los detenidos, que tuvo más idas y vueltas que otra cosa.


Además las autoridades ecuatorianas no terminan de dar razones para creer en la investigación que se lleva a cabo. Es por eso que las familias siguen manifestando sus dudas y piden por que los peritos argentinos estudien los cuerpos para determinar si se tratan o no de las mochileras mendocinas.


En las últimas horas apareció un nuevo elemento que podría ser parte de esta trama de asesinato, robo y misterio: la burundanga. Se trata de una poderosa droga que se utiliza para desvanecer a las víctimas para luego robarles sus pertenencias, violarlas o ser cooptadas por una red de trata.


Varios testigos y habitantes de Montañita aseguran que la burundanga o Escopolamina es un químico que se usa de manera frecuente en ese lugar. “Los delincuentes se hacen amigos y comienzan a buscar datos de los turistas. Esperan hasta la última noche para drogarlos y robarles sus pertenencias”, contó un habitante de Montañita a medios argentinos.


Además explicó que las bandas averiguan donde se hospedan las futuras víctimas, que día se van del pueblo y luego utilizan la escopolamina para drogarlas y robar las pertenencias de los turistas.


¿Esto pudo sucederle a Marina Menegazzo y María José Coni? Sería una explicación a las raras actitudes que los testigos han declarado a la justicia ecuatoriana sobre las últimas horas de las jóvenes mendocinas. Ahora habrá que esperar que dicen los estudios sobre los cuerpos.



Es una droga que, según los especialistas, tiene la capacidad de anular la voluntad de quienes la consumen. Es por eso que sería una sustancia perfecta para atrapar a mujeres en redes de trata.


La escopolamina provoca un automatismo en el cerebro de la víctima causando un estado de sumisión ante cualquier orden.


De este modo, algunos delincuentes y agresores sexuales suministran el fármaco a la persona que desean robar, violar o incluso asesinar. Una vez consumido, la víctima queda totalmente desprotegida.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Burundanga: La otra explicación

imagen

Aún no hay precisiones sobre lo que sucedió con Marina Menegazzo y María José Coni en Montañita, Ecuador. Sólo se cuenta con la “confesión” de uno de los detenidos, que tuvo más idas y vueltas que otra cosa.

Además las autoridades ecuatorianas no terminan de dar razones para creer en la investigación que se lleva a cabo. Es por eso que las familias siguen manifestando sus dudas y piden por que los peritos argentinos estudien los cuerpos para determinar si se tratan o no de las mochileras mendocinas.

En las últimas horas apareció un nuevo elemento que podría ser parte de esta trama de asesinato, robo y misterio: la burundanga. Se trata de una poderosa droga que se utiliza para desvanecer a las víctimas para luego robarles sus pertenencias, violarlas o ser cooptadas por una red de trata.

Varios testigos y habitantes de Montañita aseguran que la burundanga o Escopolamina es un químico que se usa de manera frecuente en ese lugar. “Los delincuentes se hacen amigos y comienzan a buscar datos de los turistas. Esperan hasta la última noche para drogarlos y robarles sus pertenencias”, contó un habitante de Montañita a medios argentinos.

Además explicó que las bandas averiguan donde se hospedan las futuras víctimas, que día se van del pueblo y luego utilizan la escopolamina para drogarlas y robar las pertenencias de los turistas.

¿Esto pudo sucederle a Marina Menegazzo y María José Coni? Sería una explicación a las raras actitudes que los testigos han declarado a la justicia ecuatoriana sobre las últimas horas de las jóvenes mendocinas. Ahora habrá que esperar que dicen los estudios sobre los cuerpos.

Es una droga que, según los especialistas, tiene la capacidad de anular la voluntad de quienes la consumen. Es por eso que sería una sustancia perfecta para atrapar a mujeres en redes de trata.

La escopolamina provoca un automatismo en el cerebro de la víctima causando un estado de sumisión ante cualquier orden.

De este modo, algunos delincuentes y agresores sexuales suministran el fármaco a la persona que desean robar, violar o incluso asesinar. Una vez consumido, la víctima queda totalmente desprotegida.

comentarios

imagen imagen
Login