Cargando...
Por Redacción
imagen

Boko Haram continúa con sus ataques en Nigeria



Mientras se sigue desarrollando la festividad del Ramadán, Boko Haram asesta un nuevo acto extremista. Al menos 145 personas han perdido la vida en una oleada de ataques del grupo islamista al noreste de Nigeria.


En la primera de las acciones armadas, cerca de 48 personas fallecían en dos aldeas vecinas a la localidad de Monguno, estado de Borno.


Posteriormente, el asedio a Kukawa, apenas a unos kilómetros de la anterior masacre, dejaba 97 fallecidos. En este último ataque, los milicianos yihadistas atacaban varias mezquitas tras el Maghrib, que es el rezo tras la puesta de sol.


La nueva arremetida islamista es una de las mayores matanzas cometidas por Boko Haram en los últimos meses, después de que el grupo armado comenzara a perder territorio ante la ofensiva capitalizada por tropas de Chad y Nigeria. Precisamente, la campaña lanzada por el Ejército en el bosque Sambisa, el reducto radical, había obligado a los rebeldes a modificar sus tácticas.


Sólo en los primeros cinco meses de 2015, se produjeron 27 acciones de este tipo; por 26 en todo 2014. Y de ellas, en tres cuartas partes estuvieron involucradas directamente mujeres o menores de edad.


En un reciente estudio, la organización Human Rights Watch denunciaba cómo las mujeres y niñas secuestradas por el grupo islamista Boko Haram son obligadas a casarse, convertirse al Islam, soportar maltrato físico y psicológico, trabajos forzados, así como agresiones sexuales durante su cautiverio.


El informe se nutría de entrevistas con más de 46 testigos y víctimas en los Estados nigerianos de Borno, Yobe y Adamawa. Entre ellas, jóvenes que escaparon del conocido rapto de 276 niñas de una escuela de Chibok el pasado mes de abril.


Precisamente, la reciente participación forzosa de mujeres o niñas en operaciones militares, como atentados suicidas, demuestra el interés del grupo en convertir a las secuestradas en activos del conflicto.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen
imagen
imagen
imagen

Boko Haram continúa con sus ataques en Nigeria

Mientras se sigue desarrollando la festividad del Ramadán, Boko Haram asesta un nuevo acto extremista. Al menos 145 personas han perdido la vida en una oleada de ataques del grupo islamista al noreste de Nigeria.

En la primera de las acciones armadas, cerca de 48 personas fallecían en dos aldeas vecinas a la localidad de Monguno, estado de Borno.

Posteriormente, el asedio a Kukawa, apenas a unos kilómetros de la anterior masacre, dejaba 97 fallecidos. En este último ataque, los milicianos yihadistas atacaban varias mezquitas tras el Maghrib, que es el rezo tras la puesta de sol.

La nueva arremetida islamista es una de las mayores matanzas cometidas por Boko Haram en los últimos meses, después de que el grupo armado comenzara a perder territorio ante la ofensiva capitalizada por tropas de Chad y Nigeria. Precisamente, la campaña lanzada por el Ejército en el bosque Sambisa, el reducto radical, había obligado a los rebeldes a modificar sus tácticas.

Sólo en los primeros cinco meses de 2015, se produjeron 27 acciones de este tipo; por 26 en todo 2014. Y de ellas, en tres cuartas partes estuvieron involucradas directamente mujeres o menores de edad.

En un reciente estudio, la organización Human Rights Watch denunciaba cómo las mujeres y niñas secuestradas por el grupo islamista Boko Haram son obligadas a casarse, convertirse al Islam, soportar maltrato físico y psicológico, trabajos forzados, así como agresiones sexuales durante su cautiverio.

El informe se nutría de entrevistas con más de 46 testigos y víctimas en los Estados nigerianos de Borno, Yobe y Adamawa. Entre ellas, jóvenes que escaparon del conocido rapto de 276 niñas de una escuela de Chibok el pasado mes de abril.

Precisamente, la reciente participación forzosa de mujeres o niñas en operaciones militares, como atentados suicidas, demuestra el interés del grupo en convertir a las secuestradas en activos del conflicto.

comentarios

imagen imagen
Login