Cargando...
Por Redacción

Bajaron la calidad de alimentos en comedores



Siempre el hilo se corta en lo más débil y el pobre, una vez más, es el que paga las consecuencias. En este caso, los más chicos.


La lista de malos administradores de gobierno en Mendoza es muy larga y esta última gestión, lejos de sanear un conflicto de base puramente económica, lo profundizó: desde ayer y por falta de pago, chicos de comedores escolares y jardines municipales de toda la provincia reciben una ración (en el 80% de los casos, el único plato de comida que van a ver en el día) alimenticia que no satisface las necesidades básicas de un chico o pre-adolescente en etapa escolar. “A partir de hoy (por ayer) estamos entregando un menú que no contempla carne vacuna, ni pollo, ni frutas. La ración está compuesta sólo por verduras. Por ahora, los proveedores solucionaremos el problema de esta forma entregando más verdura y mercadería no perecedera. El problema es que la carne y el pollo, no son productos que se puedan hacer financiados, todo es de contado”, dijo Rubén Bruno, proveedor escolar de San Martín y Palmira y agregó: “Se nos está debiendo desde el mes de junio hasta el día de la fecha, lo que suma unos $80 millones de mercadería entregada”.


Del otro lado, el único que salió a dar la cara fue Rafael Moyano, subsecretario de Desarrollo Social, quien aclaró algunos puntos sobre las denuncias que están haciendo los proveedores en medios locales. “Primero quiero aclarar que no se ha cortado la prestación, sino que se ha reducido. Hay algunas incertidumbres que se dan en este proceso coyuntural, el año que viene hay un nuevo gobierno y estas incertidumbres son propias del momento y el tiempo” comentó el funcionario que luego minimizó la crisis denunciada por proveedores y dijo: “Mayo ya lo pagamos. Ahora estamos por pagar junio. A la fecha lo que estamos adeudando es junio, julio y agosto a 30 días como todo el Estado. Por eso creo que no hay situación de emergencia en estos momentos. No la hemos detectado tan grave, son casos puntuales y serán solucionados a la brevedad”, señaló el único funcionario que ayer atendió a la prensa en el quinto piso de la Casa de Gobierno.


Pero al difundirse las anteriores declaraciones en las radios, los proveedores recogieron el guante y respondieron. “Están mintiendo. La situación es muy seria, porque si nos hubieran pagado junio, estaríamos dentro de los tiempos normales que tiene el Gobierno para nuestro pago. Llevamos 30 días más de aprovisionamiento, lo cual es económica y financieramente imposible poder seguir trabajando. Nuestros proveedores no quieren seguir más”, dijo Bruno, en comunicación con Canal 7.


Mientras tanto, un grupo de 100 de los 250 proveedores alimenticios de 500 escuelas de Mendoza aseguraron a El Ciudadano que seguirán reclamando por una deuda que el Gobierno mantiene con ellos y que por primera vez tuvo incidencia en el plato desde ayer por la mañana.


Vale aclarar que Mendoza es la provincia que más invierte en promoción alimentaria de todo el país, ya que está por encima de la media, nacional. “Muchas de las provincias invierten $6, $7 diarios por niño cuando nosotros estamos en los $11 y $12. Obviamente, en el resultado acumulativo algunos dicen que no alcanza, pero sí”, se defendió el subsecretario y agregó: “La plata está y siempre ha estado. Puede haber un retraso, pero está, y vamos a pagar”.


Según datos oficiales, el Gobierno de Mendoza distribuye diariamente en 1.032 escuelas 275.145 raciones alimentarias, de las cuales 205.879 corresponden a escuelas y jardines maternales que reciben alimentación en diferentes prestaciones. En los casos de jornada extendida y Servicios Educativos de Orientación Social (SEOS), los niños reciben dos prestaciones: merienda y almuerzo. Unos 46.000 son chicos que asisten a escuelas y 21.500 a jardines (niños y niñas de 6 meses a 3 o 4 años). Además, cerca de 137.000 chicos reciben la prestación de merienda con refuerzo de fruta. Todo esto significa una inversión anual que ronda los $ 280.000.000.


 “Sin carne, pollo y frutas los chicos no pueden estudiar”


Si bien el nuevo menú “de emergencia” como lo calificaron los proveedores, lleva sólo dos días de aplicación, lo cierto es que de no restablecer el servicio habitual, los chicos podrían verse seriamente afectados a partir de la falta de nutrientes, que poseen la carne, el pollo y las frutas.


“Por unos días no va a pasar nada pero si este tipo de situaciones se extiende, los alumnos pueden desarrollar falta de atención y delgadez”, comentó a El Ciudadano la nutricionista Sandra Barcenilla.


Vale la pena tener en cuenta que muchos de estos chicos, comen “bien” una sola vez al día y es por eso que el Estado siempre se procura mantener una dieta balanceada que les entregue la dosis energética necesaria para poder estudiar.


Pero el problema puede ser más grave y transciende lo educativo. “Si a los chicos no se les da proteínas de calidad, puede aumentar el riesgo de desnutrición o, lo que es peor, puede profundizar la que hoy existe. Las nutricionistas deben estar haciendo malabares para darles proteínas. Si no les dan carne, que al menos les den huevo, leche y queso”, con eso se puede reemplazar la falta por unos días”, señaló la nutricionista mendocina Indiana Morales.


Por su parte, Hugo Fiorens, de la asociación Voluntarios en Red, quien conoce a fondo la realidad de los que menos tienen, dio su opinión al respecto de la problemática. “Es una canallada lo que han hecho. Ya de por sí las meriendas y comidas eran escasas en cantidad. Ahora los comedores barriales estarán en dificultades tratando de ayudar a los chicos. El despilfarro de los millones y acomodos políticos lo terminarán pagando con el hambre de los niños”, finalizó.


Por Orlando Tirapu – Diario El Ciudadano on line


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen
imagen
imagen
imagen

Bajaron la calidad de alimentos en comedores

Siempre el hilo se corta en lo más débil y el pobre, una vez más, es el que paga las consecuencias. En este caso, los más chicos.

La lista de malos administradores de gobierno en Mendoza es muy larga y esta última gestión, lejos de sanear un conflicto de base puramente económica, lo profundizó: desde ayer y por falta de pago, chicos de comedores escolares y jardines municipales de toda la provincia reciben una ración (en el 80% de los casos, el único plato de comida que van a ver en el día) alimenticia que no satisface las necesidades básicas de un chico o pre-adolescente en etapa escolar. “A partir de hoy (por ayer) estamos entregando un menú que no contempla carne vacuna, ni pollo, ni frutas. La ración está compuesta sólo por verduras. Por ahora, los proveedores solucionaremos el problema de esta forma entregando más verdura y mercadería no perecedera. El problema es que la carne y el pollo, no son productos que se puedan hacer financiados, todo es de contado”, dijo Rubén Bruno, proveedor escolar de San Martín y Palmira y agregó: “Se nos está debiendo desde el mes de junio hasta el día de la fecha, lo que suma unos $80 millones de mercadería entregada”.

Del otro lado, el único que salió a dar la cara fue Rafael Moyano, subsecretario de Desarrollo Social, quien aclaró algunos puntos sobre las denuncias que están haciendo los proveedores en medios locales. “Primero quiero aclarar que no se ha cortado la prestación, sino que se ha reducido. Hay algunas incertidumbres que se dan en este proceso coyuntural, el año que viene hay un nuevo gobierno y estas incertidumbres son propias del momento y el tiempo” comentó el funcionario que luego minimizó la crisis denunciada por proveedores y dijo: “Mayo ya lo pagamos. Ahora estamos por pagar junio. A la fecha lo que estamos adeudando es junio, julio y agosto a 30 días como todo el Estado. Por eso creo que no hay situación de emergencia en estos momentos. No la hemos detectado tan grave, son casos puntuales y serán solucionados a la brevedad”, señaló el único funcionario que ayer atendió a la prensa en el quinto piso de la Casa de Gobierno.

Pero al difundirse las anteriores declaraciones en las radios, los proveedores recogieron el guante y respondieron. “Están mintiendo. La situación es muy seria, porque si nos hubieran pagado junio, estaríamos dentro de los tiempos normales que tiene el Gobierno para nuestro pago. Llevamos 30 días más de aprovisionamiento, lo cual es económica y financieramente imposible poder seguir trabajando. Nuestros proveedores no quieren seguir más”, dijo Bruno, en comunicación con Canal 7.

Mientras tanto, un grupo de 100 de los 250 proveedores alimenticios de 500 escuelas de Mendoza aseguraron a El Ciudadano que seguirán reclamando por una deuda que el Gobierno mantiene con ellos y que por primera vez tuvo incidencia en el plato desde ayer por la mañana.

Vale aclarar que Mendoza es la provincia que más invierte en promoción alimentaria de todo el país, ya que está por encima de la media, nacional. “Muchas de las provincias invierten $6, $7 diarios por niño cuando nosotros estamos en los $11 y $12. Obviamente, en el resultado acumulativo algunos dicen que no alcanza, pero sí”, se defendió el subsecretario y agregó: “La plata está y siempre ha estado. Puede haber un retraso, pero está, y vamos a pagar”.

Según datos oficiales, el Gobierno de Mendoza distribuye diariamente en 1.032 escuelas 275.145 raciones alimentarias, de las cuales 205.879 corresponden a escuelas y jardines maternales que reciben alimentación en diferentes prestaciones. En los casos de jornada extendida y Servicios Educativos de Orientación Social (SEOS), los niños reciben dos prestaciones: merienda y almuerzo. Unos 46.000 son chicos que asisten a escuelas y 21.500 a jardines (niños y niñas de 6 meses a 3 o 4 años). Además, cerca de 137.000 chicos reciben la prestación de merienda con refuerzo de fruta. Todo esto significa una inversión anual que ronda los $ 280.000.000.

 “Sin carne, pollo y frutas los chicos no pueden estudiar”

Si bien el nuevo menú “de emergencia” como lo calificaron los proveedores, lleva sólo dos días de aplicación, lo cierto es que de no restablecer el servicio habitual, los chicos podrían verse seriamente afectados a partir de la falta de nutrientes, que poseen la carne, el pollo y las frutas.

“Por unos días no va a pasar nada pero si este tipo de situaciones se extiende, los alumnos pueden desarrollar falta de atención y delgadez”, comentó a El Ciudadano la nutricionista Sandra Barcenilla.

Vale la pena tener en cuenta que muchos de estos chicos, comen “bien” una sola vez al día y es por eso que el Estado siempre se procura mantener una dieta balanceada que les entregue la dosis energética necesaria para poder estudiar.

Pero el problema puede ser más grave y transciende lo educativo. “Si a los chicos no se les da proteínas de calidad, puede aumentar el riesgo de desnutrición o, lo que es peor, puede profundizar la que hoy existe. Las nutricionistas deben estar haciendo malabares para darles proteínas. Si no les dan carne, que al menos les den huevo, leche y queso”, con eso se puede reemplazar la falta por unos días”, señaló la nutricionista mendocina Indiana Morales.

Por su parte, Hugo Fiorens, de la asociación Voluntarios en Red, quien conoce a fondo la realidad de los que menos tienen, dio su opinión al respecto de la problemática. “Es una canallada lo que han hecho. Ya de por sí las meriendas y comidas eran escasas en cantidad. Ahora los comedores barriales estarán en dificultades tratando de ayudar a los chicos. El despilfarro de los millones y acomodos políticos lo terminarán pagando con el hambre de los niños”, finalizó.

Por Orlando Tirapu – Diario El Ciudadano on line

comentarios

imagen imagen
Login