ciudadanodiario.com.ar
Aumentan multas por romper la cadena de frío
Cargando...
Por Redacción

Aumentan multas por romper la cadena de frío



Tras el lamentable episodio que terminó con la muerte de una pequeña niña afectada de síndrome urémico hemolítico en Entre Ríos, la Red Nacional de Laboratorios Oficiales de Análisis de Alimentos (RENALOA) realizó controles en comercios de nuestra provincia que venden alimentos y detectó graves falencias en lo referido a la cadena de frío para su conservación. Esta técnica, que garantiza la integridad sanitaria del producto comestible, es respetada por muy pocos al 100% y según el informe presentado por la institución mencionada, las actas labradas por romper con esta cadena aumentaron un 26% durante el 2013.

Por otra parte, en los departamentos bromatológicos municipales se reconoce la imposibilidad legal que padecen a la hora de querer controlar puestos de ventas de comida callejera. Estos espacios son verdaderos focos infecciosos en donde además de no respetar la cadena de frío tampoco cumplen con el Registro Nacional de Productos Alimenticios.


Los chicos y los grandes

En tanto, no solo los pequeños comercios y vendedores ambulantes son indiferentes ante cualquier código de seguridad alimenticia. De acuerdo al informe entregado ayer a la prensa, dos reconocidas cadenas de supermercados que operan en Mendoza fueron multados por vender embutidos que habían quedado marginados del circuito de frío. Sin embargo por cuestiones legales, desde la RENALOA solicitaron que no se den a conocer los nombres de los infractores hasta que los mismos sean notificados.

Pero las culpas también salpican al consumidor. La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), asegura a través de su página web que los clientes son parte de la problemática, ya que muy pocos controlan los alimentos antes de adquirirlos y muchos todavía siguen comprando comida bajo los puentes, aún conociendo los peligros de intoxicación a los que se exponen./ Orlando Tirapu


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Aumentan multas por romper la cadena de frío

Tras el lamentable episodio que terminó con la muerte de una pequeña niña afectada de síndrome urémico hemolítico en Entre Ríos, la Red Nacional de Laboratorios Oficiales de Análisis de Alimentos (RENALOA) realizó controles en comercios de nuestra provincia que venden alimentos y detectó graves falencias en lo referido a la cadena de frío para su conservación. Esta técnica, que garantiza la integridad sanitaria del producto comestible, es respetada por muy pocos al 100% y según el informe presentado por la institución mencionada, las actas labradas por romper con esta cadena aumentaron un 26% durante el 2013.
Por otra parte, en los departamentos bromatológicos municipales se reconoce la imposibilidad legal que padecen a la hora de querer controlar puestos de ventas de comida callejera. Estos espacios son verdaderos focos infecciosos en donde además de no respetar la cadena de frío tampoco cumplen con el Registro Nacional de Productos Alimenticios.

Los chicos y los grandes
En tanto, no solo los pequeños comercios y vendedores ambulantes son indiferentes ante cualquier código de seguridad alimenticia. De acuerdo al informe entregado ayer a la prensa, dos reconocidas cadenas de supermercados que operan en Mendoza fueron multados por vender embutidos que habían quedado marginados del circuito de frío. Sin embargo por cuestiones legales, desde la RENALOA solicitaron que no se den a conocer los nombres de los infractores hasta que los mismos sean notificados.
Pero las culpas también salpican al consumidor. La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), asegura a través de su página web que los clientes son parte de la problemática, ya que muy pocos controlan los alimentos antes de adquirirlos y muchos todavía siguen comprando comida bajo los puentes, aún conociendo los peligros de intoxicación a los que se exponen./ Orlando Tirapu

comentarios

Login