Cargando...
Por Redacción

Aumentan los casos de enfermedades respiratorias en Mendoza



Comenzó la estación más fría del año y con ella aumenta la posibilidad de contraer alguna de sus enfermedades más comunes: resfrío, gripe, catarro, faringitis, bronquitis y neumonía. En esta época estamos propensos a sufrir alguna de ellas porque se congela nuestro sistema de defensa natural situado en la nariz y al hacerlo, no controla el paso de microbios ni calienta el aire para que llegue a nuestros pulmones a temperatura adecuada.


Algunas de estas enfermedades pueden transitarse sin mayores complicaciones pero otras pueden terminar en la muerte cuando no se controlan a tiempo; y sin bien afectan a todos los grupos etarios de una comunidad, existen grupos de riesgo que deben ser abordados con premura y eficacia. No obstante, todos debemos adoptar medidas preventivas.


La gripe o influenza, es una enfermedad respiratoria contagiosa que afecta la nariz, la garganta y los pulmones; en ocasiones puede llevar a complicaciones graves, tales como la neumonía y la encefalitis, y requerir hospitalización o ser letal. Cuando se trata de lactantes o niños pequeños el virus de la gripe infecta las vías aéreas y causa bronquiolitis. El virus que acciona en estos casos suele ser el respiratorio sincicial y prevenirlo es vital ya que no hay vacuna en su contra.


Respecto a ello, el Director de Epidemiología de la provincia, Rubén Cerchai, informó que hubo un incremento de casos de bronquiolitis y pidió estar atentos a los síntomas que deben motivar la consulta médica urgente: tos, fatiga, fiebre, respiración muy rápida, aleteo nasal o retracción de los músculos del tórax en un esfuerzo por respirar, cansancio y color azulado en la piel, las uñas o los labios, debido a la falta de


oxígeno.


Es fundamental entonces recordar que la prevención más efectiva es la vacuna contra la gripe y que el gobierno la coloca en forma gratuita a los grupos de riesgo: niños entre 6 y 24 meses; personas de 2 a 64 años con enfermedades crónicas, adultos mayores de 65 años, embarazadas, puérperas hasta los 6 meses y personal de salud.


En este sentido, la Nación informa que ya se habrían vacunado cuatro millones de argentinos incluidos en esos grupos, lo que significaría haber cubierto casi el 50 % de su totalidad. Además asegura cinco millones


de vacunas más, disponibles para alcanzarlos a todos. Por su parte, la Jefa del Programa de Inmunizaciones de la provincia, Iris Aguilar, señaló que en Mendoza se colocaron 100.000 dosis en lo que va del año.


Si bien se advierte que el incremento de las enfermedades respiratorias es común en esta época, no debemos permitir que nos tomen por sorpresa; el consejo es poner en acción una batería de buenos hábitos


para evitarlas y tener un invierno saludable:


– Lavarse las manos con frecuencia, en especial si estuviste con una persona enferma.


– Abrigarse bien y evitar cambios bruscos de temperatura.


– Cubrir boca y nariz al salir a espacios libres.


– Consumir frutas y verduras ricas en vitamina A y C (zanahoria, naranja, mandarina, limón y ananá,


– Evitar contagios: NO vayas a sitios concurridos si tenés síntomas de alguna enfermedad


– Automedicación: ¡nunca! es importante que un médico determine el tipo de enfermedad, bacteria


– Cumplir con el tratamiento médico completo para evitar recaídas o complicaciones mayores.


– Descansar y tomar abundante cantidad de líquidos si ya te diagnosticaron alguna de estas


– NO fumar o no hacerlo en lugares cerrados, cerca de niños, adultos mayores o personas enfermas.


– Ventilar los ambientes, en especial en las primeras horas de la mañana; mantenerlos limpios y


– Cortar la cadena de contagio: si hay un enfermo en la familia es conveniente que el resto use


– No visitar personas enfermas.


– Dar de mamar es fundamental para la buena salud de tu bebé.


Cabe aclarar que la mayoría de los cuadros que se padecen por estas enfermedades son de baja letalidad, pero a su vez, son relevantes porque implican un significativo gasto de recursos tanto en medicamentos como en exámenes (laboratorio y radiología). Además ocasionan un importante ausentismo laboral y escolar, como así también sobrecargan los servicios de salud por el elevado número de pacientes que llena consultorios y servicios de urgencia.


Prevenir desde nuestras acciones cotidianas es clave… cuidate y cuidá a los tuyos.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Aumentan los casos de enfermedades respiratorias en Mendoza

Comenzó la estación más fría del año y con ella aumenta la posibilidad de contraer alguna de sus enfermedades más comunes: resfrío, gripe, catarro, faringitis, bronquitis y neumonía. En esta época estamos propensos a sufrir alguna de ellas porque se congela nuestro sistema de defensa natural situado en la nariz y al hacerlo, no controla el paso de microbios ni calienta el aire para que llegue a nuestros pulmones a temperatura adecuada.

Algunas de estas enfermedades pueden transitarse sin mayores complicaciones pero otras pueden terminar en la muerte cuando no se controlan a tiempo; y sin bien afectan a todos los grupos etarios de una comunidad, existen grupos de riesgo que deben ser abordados con premura y eficacia. No obstante, todos debemos adoptar medidas preventivas.

La gripe o influenza, es una enfermedad respiratoria contagiosa que afecta la nariz, la garganta y los pulmones; en ocasiones puede llevar a complicaciones graves, tales como la neumonía y la encefalitis, y requerir hospitalización o ser letal. Cuando se trata de lactantes o niños pequeños el virus de la gripe infecta las vías aéreas y causa bronquiolitis. El virus que acciona en estos casos suele ser el respiratorio sincicial y prevenirlo es vital ya que no hay vacuna en su contra.

Respecto a ello, el Director de Epidemiología de la provincia, Rubén Cerchai, informó que hubo un incremento de casos de bronquiolitis y pidió estar atentos a los síntomas que deben motivar la consulta médica urgente: tos, fatiga, fiebre, respiración muy rápida, aleteo nasal o retracción de los músculos del tórax en un esfuerzo por respirar, cansancio y color azulado en la piel, las uñas o los labios, debido a la falta de

oxígeno.

Es fundamental entonces recordar que la prevención más efectiva es la vacuna contra la gripe y que el gobierno la coloca en forma gratuita a los grupos de riesgo: niños entre 6 y 24 meses; personas de 2 a 64 años con enfermedades crónicas, adultos mayores de 65 años, embarazadas, puérperas hasta los 6 meses y personal de salud.

En este sentido, la Nación informa que ya se habrían vacunado cuatro millones de argentinos incluidos en esos grupos, lo que significaría haber cubierto casi el 50 % de su totalidad. Además asegura cinco millones

de vacunas más, disponibles para alcanzarlos a todos. Por su parte, la Jefa del Programa de Inmunizaciones de la provincia, Iris Aguilar, señaló que en Mendoza se colocaron 100.000 dosis en lo que va del año.

Si bien se advierte que el incremento de las enfermedades respiratorias es común en esta época, no debemos permitir que nos tomen por sorpresa; el consejo es poner en acción una batería de buenos hábitos

para evitarlas y tener un invierno saludable:

– Lavarse las manos con frecuencia, en especial si estuviste con una persona enferma.

– Abrigarse bien y evitar cambios bruscos de temperatura.

– Cubrir boca y nariz al salir a espacios libres.

– Consumir frutas y verduras ricas en vitamina A y C (zanahoria, naranja, mandarina, limón y ananá,

– Evitar contagios: NO vayas a sitios concurridos si tenés síntomas de alguna enfermedad

– Automedicación: ¡nunca! es importante que un médico determine el tipo de enfermedad, bacteria

– Cumplir con el tratamiento médico completo para evitar recaídas o complicaciones mayores.

– Descansar y tomar abundante cantidad de líquidos si ya te diagnosticaron alguna de estas

– NO fumar o no hacerlo en lugares cerrados, cerca de niños, adultos mayores o personas enfermas.

– Ventilar los ambientes, en especial en las primeras horas de la mañana; mantenerlos limpios y

– Cortar la cadena de contagio: si hay un enfermo en la familia es conveniente que el resto use

– No visitar personas enfermas.

– Dar de mamar es fundamental para la buena salud de tu bebé.

Cabe aclarar que la mayoría de los cuadros que se padecen por estas enfermedades son de baja letalidad, pero a su vez, son relevantes porque implican un significativo gasto de recursos tanto en medicamentos como en exámenes (laboratorio y radiología). Además ocasionan un importante ausentismo laboral y escolar, como así también sobrecargan los servicios de salud por el elevado número de pacientes que llena consultorios y servicios de urgencia.

Prevenir desde nuestras acciones cotidianas es clave… cuidate y cuidá a los tuyos.

comentarios

imagen imagen
Login