ciudadanodiario.com.ar
Aumenta la tensión en Burundi
Cargando...
Por Redacción

Aumenta la tensión en Burundi



El presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza, permanece en Tanzania tras el golpe de Estado lanzado ayer por el general Godefroid Niyombare, ex jefe del servicio de inteligencia burundés.


Mientras, en las últimas horas se producen intensos combates entre las tropas leales al todavía mandatario y los militares golpistas. Según residentes, en la noche del miércoles a este jueves, se han escuchado diversas explosiones en la capital, Bujumbura. El principal lugar del enfrentamiento serían los accesos a la televisión y la radio nacionales. De igual modo, crecen los informes de asesinatos cometidos en la noche por los “Imbonerakure”, el beligerante ala joven del gubernamental CNDD-FDD. Precisamente, el pasado año, un cable diplomático denunciaba cómo este grupo estaría recibiendo armas de cara a los comicios presidenciales.


“Las calles se encuentran vacías”, asegura Vital Nshimirimana, líder opositor sobre cuya cabeza se dictara a comienzos de mes una orden de detención. En este sentido, recuerda que el golpe debe aún lograr los apoyos populares.


El presidente Nkurunziza, por su parte, no emite casi respuesta, con apenas unos leves mensajes transmitidos en las redes sociales apelando a la tranquilidad. El todavía mandatario había acudido ayer a Tanzania con motivo de una reunión de urgencia para poner fin a la crisis abierta por su intención de presentarse a un tercer mandato e intentó regresar a su país al conocer la asonada. Sin embargo, su avión apenas alcanzó a elevarse en el espacio aéreo, después de que fuerzas armadas leales al general Niyombare tomaran el aeropuerto de la capital, Bujumbura.


No obstante, los líderes regionales continúan mostrando su apoyo al presidente Nkurunziza. “La cumbre de la Comunidad de Estados del este de África condena al golpe en Burundi”, aseguró el mandatario tanzano, Jakaya Kikwete.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Aumenta la tensión en Burundi

El presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza, permanece en Tanzania tras el golpe de Estado lanzado ayer por el general Godefroid Niyombare, ex jefe del servicio de inteligencia burundés.

Mientras, en las últimas horas se producen intensos combates entre las tropas leales al todavía mandatario y los militares golpistas. Según residentes, en la noche del miércoles a este jueves, se han escuchado diversas explosiones en la capital, Bujumbura. El principal lugar del enfrentamiento serían los accesos a la televisión y la radio nacionales. De igual modo, crecen los informes de asesinatos cometidos en la noche por los “Imbonerakure”, el beligerante ala joven del gubernamental CNDD-FDD. Precisamente, el pasado año, un cable diplomático denunciaba cómo este grupo estaría recibiendo armas de cara a los comicios presidenciales.

“Las calles se encuentran vacías”, asegura Vital Nshimirimana, líder opositor sobre cuya cabeza se dictara a comienzos de mes una orden de detención. En este sentido, recuerda que el golpe debe aún lograr los apoyos populares.

El presidente Nkurunziza, por su parte, no emite casi respuesta, con apenas unos leves mensajes transmitidos en las redes sociales apelando a la tranquilidad. El todavía mandatario había acudido ayer a Tanzania con motivo de una reunión de urgencia para poner fin a la crisis abierta por su intención de presentarse a un tercer mandato e intentó regresar a su país al conocer la asonada. Sin embargo, su avión apenas alcanzó a elevarse en el espacio aéreo, después de que fuerzas armadas leales al general Niyombare tomaran el aeropuerto de la capital, Bujumbura.

No obstante, los líderes regionales continúan mostrando su apoyo al presidente Nkurunziza. “La cumbre de la Comunidad de Estados del este de África condena al golpe en Burundi”, aseguró el mandatario tanzano, Jakaya Kikwete.

comentarios

Login