ciudadanodiario.com.ar
Aumenta el consumo de alcohol con energizantes en menores
Cargando...
Por Redacción

Aumenta el consumo de alcohol con energizantes en menores



Hace tiempo que la medicina advierte sobre los peligrosos efectos del consumo de bebidas energizantes (estimulantes) con alcohol (efecto depresor). Sobre todo en los adolescentes cuyo organismo está en permanente desarrollo y puede sufrir un “shock cardíaco o neurológico” que pone en riesgo la vida.


Si bien son de venta libre y sirven como estimulante para quitar la fatiga, la mezcla puede ser letal o terminar en un coma.


Las últimas cifras difundidas por el Sedronar asustan y las advertencias no parecen frenar a los adolescentes: el 67% de los estudiantes secundarios (dos tercios del total) ya lo probó alguna vez en la vida.


Los argentinos son grandes consumidores de bebidas energizantes ya que el consumo medido puede ayudar a tener más vitalidad. De hecho, fueron pensados como suplemento para los deportistas, aunque no se recomienda más de una lata por día porque aumenta considerablemente el ritmo cardíaco.


Según el estudio del Sedronar, “las bebidas energizantes aparecen hoy como la segunda sustancia psicoactiva más consumida por los jóvenes, después del alcohol. Más de la mitad de los jóvenes de entre 13 y 14 años probó bebidas energizantes alguna vez: el 55,9%”.


A respecto, Mónica Nápoli, médica toxicóloga del Hospital Santojanni, le dijo a al diario porteño Clarín que estas suelen mezclarse con vodka, champán y algunos licores. “Las bebidas estimulantes se combinan con bebidas alcohólicas que son depresoras y cada una de ellas obtura los síntomas de intoxicación. Por eso, se llega a intoxicaciones más severas combinándolas”. Además, alertó que los daños cardiológicos y neurológicos son “más sensibles en los menores de 14 años” porque su metabolismo todavía está en formación.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Aumenta el consumo de alcohol con energizantes en menores

Hace tiempo que la medicina advierte sobre los peligrosos efectos del consumo de bebidas energizantes (estimulantes) con alcohol (efecto depresor). Sobre todo en los adolescentes cuyo organismo está en permanente desarrollo y puede sufrir un “shock cardíaco o neurológico” que pone en riesgo la vida.

Si bien son de venta libre y sirven como estimulante para quitar la fatiga, la mezcla puede ser letal o terminar en un coma.

Las últimas cifras difundidas por el Sedronar asustan y las advertencias no parecen frenar a los adolescentes: el 67% de los estudiantes secundarios (dos tercios del total) ya lo probó alguna vez en la vida.

Los argentinos son grandes consumidores de bebidas energizantes ya que el consumo medido puede ayudar a tener más vitalidad. De hecho, fueron pensados como suplemento para los deportistas, aunque no se recomienda más de una lata por día porque aumenta considerablemente el ritmo cardíaco.

Según el estudio del Sedronar, “las bebidas energizantes aparecen hoy como la segunda sustancia psicoactiva más consumida por los jóvenes, después del alcohol. Más de la mitad de los jóvenes de entre 13 y 14 años probó bebidas energizantes alguna vez: el 55,9%”.

A respecto, Mónica Nápoli, médica toxicóloga del Hospital Santojanni, le dijo a al diario porteño Clarín que estas suelen mezclarse con vodka, champán y algunos licores. “Las bebidas estimulantes se combinan con bebidas alcohólicas que son depresoras y cada una de ellas obtura los síntomas de intoxicación. Por eso, se llega a intoxicaciones más severas combinándolas”. Además, alertó que los daños cardiológicos y neurológicos son “más sensibles en los menores de 14 años” porque su metabolismo todavía está en formación.

comentarios

Login