Asesina silenciosa: picos máximos de diabéticos no hereditarios en Mendoza
Cargando...
Por Redacción

Asesina silenciosa: picos máximos de diabéticos no hereditarios en Mendoza



El último informe de la Dirección de Estadísticas e Información de Salud (DEIS) asegura que en la Argentina son más de 3.000.000 los enfermos de diabetes no hereditaria, de los cuales 150.000 (4,7) son mendocinos.


Lo alarmante del caso es que por falta de controles médicos el 40% de los que padecen esta patología no se encuentran bajo tratamiento, ya que nunca fueron diagnosticados. “Esta enfermedad silenciosa y muchas veces asintomática –algunas señales de alerta pueden ser orinar mucho, perder peso, la falta de energía y la sed excesiva– acarrea graves riesgos si no se la controla. Por ejemplo, puede causar ceguera, daños en los riñones –insuficiencia renal– y en los nervios (llegando en algunos casos hasta la amputación). También incrementa severamente el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, de hecho el infarto cardíaco es la principal causa de muerte del paciente con diabetes”, informó la médica diabetóloga Luciana Cichitti.


Cocacolizados


Expertos consultados por El Ciudadano hablan de la “cocacolización” de la vida cotidiana. “Se trata de un fenómeno en el que las comidas chatarra, las gaseosas, las golosinas y el uso del auto predisponen a la aparición de la enfermedad en edades cada vez más prematuras.


Además, los chicos no hacen deporte. Los juegos de video desplazaron al club del barrio y para colmo cuando hay que recortar presupuesto, los ‘expertos’ en educación quitan horas de gimnasia”, señaló Pablo Arias, presidente de la Sociedad Argentina de Diabetes. Sin embargo, el incremento en el número de casos responde también al crecimiento en la expectativa de vida y en una mayor conciencia sobre la enfermedad, que hace que se consulte más rápido y se diagnostique más.


Prevenir para no morir


Como en casi todas las enfermedades no transmisibles, el secreto está en la prevención, que incluye una alimentación adecuada y una buena dosis de ejercicio físico. En consecuencia, los especialistas aconsejan “reforzar todo tipo de actividad que tenga que ver con la promoción de los hábitos saludables en la alimentación y se debe comenzar con los chicos porque después es más difícil cambiarle la forma de comer al adulto”.


Piden subir impuestos a las bebidas azucaradas para frenar su consumo


La semana pasada, la Organización Mundial de la Salud (OMS) les pidió a los gobiernos que suban los impuestos a las bebidas azucaradas con el objetivo de reducir su consumo y combatir así la obesidad, la diabetes y la caries dental.


Basándose en la experiencia de las campañas de la lucha contra el tabaco, la agencia que depende de la ONU afirma que existen “pruebas crecientes” que aumentar las políticas fiscales contra estos productos “reduciría proporcionalmente su consumo”.


Un aumento de 20% de los precios de las bebidas tendría una reducción del consumo de 20% y un aumento de 50% reduciría el consumo a la mitad, explicó la OMS en un comunicado por el Día Mundial de la Obesidad.


“Si los gobiernos imponen un impuesto a los productos como las bebidas azucaradas, pueden reducir los sufrimientos y salvar vidas”, afirmó Douglas Bettcher, que dirige el departamento de prevención de la OMS de enfermedades transmisibles.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Asesina silenciosa: picos máximos de diabéticos no hereditarios en Mendoza

imagen

El último informe de la Dirección de Estadísticas e Información de Salud (DEIS) asegura que en la Argentina son más de 3.000.000 los enfermos de diabetes no hereditaria, de los cuales 150.000 (4,7) son mendocinos.

Lo alarmante del caso es que por falta de controles médicos el 40% de los que padecen esta patología no se encuentran bajo tratamiento, ya que nunca fueron diagnosticados. “Esta enfermedad silenciosa y muchas veces asintomática –algunas señales de alerta pueden ser orinar mucho, perder peso, la falta de energía y la sed excesiva– acarrea graves riesgos si no se la controla. Por ejemplo, puede causar ceguera, daños en los riñones –insuficiencia renal– y en los nervios (llegando en algunos casos hasta la amputación). También incrementa severamente el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, de hecho el infarto cardíaco es la principal causa de muerte del paciente con diabetes”, informó la médica diabetóloga Luciana Cichitti.

Cocacolizados

Expertos consultados por El Ciudadano hablan de la “cocacolización” de la vida cotidiana. “Se trata de un fenómeno en el que las comidas chatarra, las gaseosas, las golosinas y el uso del auto predisponen a la aparición de la enfermedad en edades cada vez más prematuras.

Además, los chicos no hacen deporte. Los juegos de video desplazaron al club del barrio y para colmo cuando hay que recortar presupuesto, los ‘expertos’ en educación quitan horas de gimnasia”, señaló Pablo Arias, presidente de la Sociedad Argentina de Diabetes. Sin embargo, el incremento en el número de casos responde también al crecimiento en la expectativa de vida y en una mayor conciencia sobre la enfermedad, que hace que se consulte más rápido y se diagnostique más.

Prevenir para no morir

Como en casi todas las enfermedades no transmisibles, el secreto está en la prevención, que incluye una alimentación adecuada y una buena dosis de ejercicio físico. En consecuencia, los especialistas aconsejan “reforzar todo tipo de actividad que tenga que ver con la promoción de los hábitos saludables en la alimentación y se debe comenzar con los chicos porque después es más difícil cambiarle la forma de comer al adulto”.

Piden subir impuestos a las bebidas azucaradas para frenar su consumo

La semana pasada, la Organización Mundial de la Salud (OMS) les pidió a los gobiernos que suban los impuestos a las bebidas azucaradas con el objetivo de reducir su consumo y combatir así la obesidad, la diabetes y la caries dental.

Basándose en la experiencia de las campañas de la lucha contra el tabaco, la agencia que depende de la ONU afirma que existen “pruebas crecientes” que aumentar las políticas fiscales contra estos productos “reduciría proporcionalmente su consumo”.

Un aumento de 20% de los precios de las bebidas tendría una reducción del consumo de 20% y un aumento de 50% reduciría el consumo a la mitad, explicó la OMS en un comunicado por el Día Mundial de la Obesidad.

“Si los gobiernos imponen un impuesto a los productos como las bebidas azucaradas, pueden reducir los sufrimientos y salvar vidas”, afirmó Douglas Bettcher, que dirige el departamento de prevención de la OMS de enfermedades transmisibles.

comentarios

imagen imagen
Login