Cargando...
Por Redacción

Arrancó el juicio por la muerte de Luciana



Hay cuarto intermedio en la primera jornada del juicio oral y público por la muerte de Luciana Rodríguez. Recordemos que es la nena del 7 de enero del 2014 que encontró la muerte. Según la investigación fue a manos de violencia intrafamiliar. En el banquillo está su madre Evelyn Rodríguez y la pareja de ella Jorge Orellano.


Hubo cuatro testimonios esta primera jornada: la madre de Orellano, la madre de Evelyn, también el del jefe del área de Pediatría de la Clínica Santa María donde Luciana fue llevada sin vida por Orellano, como del forense que le realizó la necropsia.


Según el último de los testimonios la niña tenía escoriaciones de todo tipo en la cabeza por la cantidad de golpes. Incluso en labios y ojos. El forense dijo que todos los hematomas eran resultado de fuertes golpes, que no podían determinar si eran directos o no pero no eran producto de una caída.


Graciela Cola, abogada querellante de Claudia Rivas –abuela de Luciana, contó lo sucedido en el juicio: “Valoro la testimonial del médico de guardia de la clínica Santa María. A mi modo de entender el profesional es el que la ha asistido en el primer momento. Ha podido dar un testimonio detallado de la persona que la ha llevado y de las lesiones que habría sufrido Luciana.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Arrancó el juicio por la muerte de Luciana

Hay cuarto intermedio en la primera jornada del juicio oral y público por la muerte de Luciana Rodríguez. Recordemos que es la nena del 7 de enero del 2014 que encontró la muerte. Según la investigación fue a manos de violencia intrafamiliar. En el banquillo está su madre Evelyn Rodríguez y la pareja de ella Jorge Orellano.

Hubo cuatro testimonios esta primera jornada: la madre de Orellano, la madre de Evelyn, también el del jefe del área de Pediatría de la Clínica Santa María donde Luciana fue llevada sin vida por Orellano, como del forense que le realizó la necropsia.

Según el último de los testimonios la niña tenía escoriaciones de todo tipo en la cabeza por la cantidad de golpes. Incluso en labios y ojos. El forense dijo que todos los hematomas eran resultado de fuertes golpes, que no podían determinar si eran directos o no pero no eran producto de una caída.

Graciela Cola, abogada querellante de Claudia Rivas –abuela de Luciana, contó lo sucedido en el juicio: “Valoro la testimonial del médico de guardia de la clínica Santa María. A mi modo de entender el profesional es el que la ha asistido en el primer momento. Ha podido dar un testimonio detallado de la persona que la ha llevado y de las lesiones que habría sufrido Luciana.

comentarios

imagen imagen
Login