ciudadanodiario.com.ar
Argentinos for export
Cargando...
Por Redacción

Argentinos for export



Desde chicos hemos escuchado, debido a los preceptos discursivos de nuestra historia, que Argentina es el granero del mundo por lo fértil de su territorio.


Las variables macroeconómicas pueden intentar refutar o reafirmar esa aseveración pero nuestros hijos crecerán escuchando que en realidad, Argentina es la cantera futbolística del planeta tan pródiga para ciertas arcas institucionales como para las gargantas y corazones locales.


Esto se evidencia inmediatamente en la competencia continental que nos convoca por estos días. Más allá de proveer de cracks a las principales ligas europeas, nuestro país también dota de protagonistas a las selecciones americanas que fusionan “chauvinismos” con algún argento colocando su sello a estilos de juego y maneras de imaginar y concretar el viaje de la pelota hacia la red.


Néstor Ortigoza, Raúl Bobadilla, Lucas Barrios (Paraguay), Fernando Muslera (Uruguay), Matías Vuoso (México), Esteban Dreer (Ecuador) y Damián Lizio (Bolivia), son los jugadores que otorgan su impronta desde el norte al Río de la Plata. Pero la producción nacional no se termina en los posibles once titulares sino que se extiende a quienes dirigen los planteles, ya que la mitad de los entrenadores de la Copa América son argentinos: Gerardo Martino (Argentina), José Pekerman (Colombia), Jorge Sampaoli (Chile), Ricardo Gareca (Perú), Ramón Díaz (Paraguay) y Gustavo Quinteros (Ecuador).


De acuerdo o no con los planteos tácticos, los desempeños individuales, las estadísticas resultadistas y la crueldad del determinismo clasificatorio, el certamen ecuménico que cobija Chile tiene un tinte especialmente argento.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Argentinos for export

Desde chicos hemos escuchado, debido a los preceptos discursivos de nuestra historia, que Argentina es el granero del mundo por lo fértil de su territorio.

Las variables macroeconómicas pueden intentar refutar o reafirmar esa aseveración pero nuestros hijos crecerán escuchando que en realidad, Argentina es la cantera futbolística del planeta tan pródiga para ciertas arcas institucionales como para las gargantas y corazones locales.

Esto se evidencia inmediatamente en la competencia continental que nos convoca por estos días. Más allá de proveer de cracks a las principales ligas europeas, nuestro país también dota de protagonistas a las selecciones americanas que fusionan “chauvinismos” con algún argento colocando su sello a estilos de juego y maneras de imaginar y concretar el viaje de la pelota hacia la red.

Néstor Ortigoza, Raúl Bobadilla, Lucas Barrios (Paraguay), Fernando Muslera (Uruguay), Matías Vuoso (México), Esteban Dreer (Ecuador) y Damián Lizio (Bolivia), son los jugadores que otorgan su impronta desde el norte al Río de la Plata. Pero la producción nacional no se termina en los posibles once titulares sino que se extiende a quienes dirigen los planteles, ya que la mitad de los entrenadores de la Copa América son argentinos: Gerardo Martino (Argentina), José Pekerman (Colombia), Jorge Sampaoli (Chile), Ricardo Gareca (Perú), Ramón Díaz (Paraguay) y Gustavo Quinteros (Ecuador).

De acuerdo o no con los planteos tácticos, los desempeños individuales, las estadísticas resultadistas y la crueldad del determinismo clasificatorio, el certamen ecuménico que cobija Chile tiene un tinte especialmente argento.

comentarios

Login