Cargando...
Por Redacción

Argentina rompió el maleficio y está en semis del Mundial



Una aparición goleadora de Gonzalo Higuain en el amanecer del partido le permitió este mediodía a la Selección argentina romper esa barrera que parecía inquebrantable, los cuartos de final de un Mundial, al ganarle 1-0 al peligroso Bélgica en Brasilia y sacar chapa de candidato.


Higuain, el mismo que en los primeros cuatro partidos de este torneo había estado desaparecido, llegó a Brasil y le dio la clasificación a la Argentina no sólo con esa notable definición de volea a los 8 minutos de juego, sino también con un trabajo sucio envidiable.

La Selección argentina rompió el maleficio, vuelve estar entre los mejores cuatro del Mundial 24 años después y definirá su suerte y toda su ilusión frente a Holanda o Costa Rica el próximo miércoles en San Pablo.

Sabella, que se animó a los cambios en un momento donde generalmente no se aconsejan, pensó el partido y lo trabajó de una manera muy inteligente, llevó a Bélgica a hacer algo que no está acostumbrado: el pelotazo.

El gol temprano de la Argentina, porque eso facilitó el trabajo del equipo albiceleste, sobre todo desde lo conceptual. Ya a los dos minutos, la Argentina había agarrado mal parado a Bélgica en un contragolpe que comandó Messi, abrió para Lavezzi que equivocó la decisión con el centro antes que el tiro al arco.

Y a los ocho, Messi presionó y generó el error en la salida de Kompany, el 10 entretuvo la pelota en el medio, rompió con Di María que quiso habilitar al espacio a Zabaleta, pero el rebote le quedó boyando a Higuain, que le dio de volea y dejó estacado a Courtois.

Era el tanto que Higuain necesitaba, en el momento que más lo necesitaba la Selección, porque a partir de ahí se simplificó la historia, desde lo táctico y lo estratégico.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Argentina rompió el maleficio y está en semis del Mundial

Una aparición goleadora de Gonzalo Higuain en el amanecer del partido le permitió este mediodía a la Selección argentina romper esa barrera que parecía inquebrantable, los cuartos de final de un Mundial, al ganarle 1-0 al peligroso Bélgica en Brasilia y sacar chapa de candidato.

Higuain, el mismo que en los primeros cuatro partidos de este torneo había estado desaparecido, llegó a Brasil y le dio la clasificación a la Argentina no sólo con esa notable definición de volea a los 8 minutos de juego, sino también con un trabajo sucio envidiable.
La Selección argentina rompió el maleficio, vuelve estar entre los mejores cuatro del Mundial 24 años después y definirá su suerte y toda su ilusión frente a Holanda o Costa Rica el próximo miércoles en San Pablo.
Sabella, que se animó a los cambios en un momento donde generalmente no se aconsejan, pensó el partido y lo trabajó de una manera muy inteligente, llevó a Bélgica a hacer algo que no está acostumbrado: el pelotazo.
El gol temprano de la Argentina, porque eso facilitó el trabajo del equipo albiceleste, sobre todo desde lo conceptual. Ya a los dos minutos, la Argentina había agarrado mal parado a Bélgica en un contragolpe que comandó Messi, abrió para Lavezzi que equivocó la decisión con el centro antes que el tiro al arco.
Y a los ocho, Messi presionó y generó el error en la salida de Kompany, el 10 entretuvo la pelota en el medio, rompió con Di María que quiso habilitar al espacio a Zabaleta, pero el rebote le quedó boyando a Higuain, que le dio de volea y dejó estacado a Courtois.
Era el tanto que Higuain necesitaba, en el momento que más lo necesitaba la Selección, porque a partir de ahí se simplificó la historia, desde lo táctico y lo estratégico.

comentarios

imagen imagen
Login