Cargando...
Por Redacción
imagen

Arabia Saudí busca ocho decapitadores públicos



Arabia Saudí está buscando a ocho nuevos “verdugos” para hacer frente al número cada vez mayor de condenas a pena de muerte en el país, llevadas adelante generalmente en decapitaciones públicas.


Para aspirar al puesto no es necesario ningún requisito especial y el objetivo principal es “realizar ejecuciones a condenados a muerte”, aunque también incluye la realización de amputaciones a aquellos acusados de delitos menores, según el anuncio de la oferta de trabajo publicado en el portal de empleo de la administración pública.


El reino se encuentra entre los cinco países del mundo que dicta más condenas a muerte, según los grupos de Derechos Humanos. De acuerdo con los últimos informes de Amnistía Internacional, en 2014 ocupaba el tercer puesto, solo por detrás de China e Irán.


El domingo, un hombre se convirtió en la persona número 85 ejecutada en lo que va de año, según la Agencia de Prensa Saudí (SPA), comparado con las 88 que Human Rights Watch (HRW) registró en todo el año pasado.


Amnistía Internacional ha cifrado en al menos 90, las personas ejecutadas en 2014 en el país.


La mayoría fueron condenadas por asesinato, pero 38 de ellas han cometido delitos relacionados con las drogas, según HRW. Alrededor de la mitad son de nacionalidad saudí mientras que los demás proceden de Pakistán, Yemen, Siria, Jordania, India, Indonesia, Chad, Eritrea, Filipinas y Sudán.


El documento sobre el llamado, con los detalles del puesto de trabajo, disponible en la página web, detalla que los empleos están clasificados como”funcionarios religiosos” y que estarán en la parte inferior de la escala salarial de la administración pública saudí.



comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen
imagen
imagen
imagen

Arabia Saudí busca ocho decapitadores públicos

Arabia Saudí está buscando a ocho nuevos “verdugos” para hacer frente al número cada vez mayor de condenas a pena de muerte en el país, llevadas adelante generalmente en decapitaciones públicas.

Para aspirar al puesto no es necesario ningún requisito especial y el objetivo principal es “realizar ejecuciones a condenados a muerte”, aunque también incluye la realización de amputaciones a aquellos acusados de delitos menores, según el anuncio de la oferta de trabajo publicado en el portal de empleo de la administración pública.

El reino se encuentra entre los cinco países del mundo que dicta más condenas a muerte, según los grupos de Derechos Humanos. De acuerdo con los últimos informes de Amnistía Internacional, en 2014 ocupaba el tercer puesto, solo por detrás de China e Irán.

El domingo, un hombre se convirtió en la persona número 85 ejecutada en lo que va de año, según la Agencia de Prensa Saudí (SPA), comparado con las 88 que Human Rights Watch (HRW) registró en todo el año pasado.

Amnistía Internacional ha cifrado en al menos 90, las personas ejecutadas en 2014 en el país.

La mayoría fueron condenadas por asesinato, pero 38 de ellas han cometido delitos relacionados con las drogas, según HRW. Alrededor de la mitad son de nacionalidad saudí mientras que los demás proceden de Pakistán, Yemen, Siria, Jordania, India, Indonesia, Chad, Eritrea, Filipinas y Sudán.

El documento sobre el llamado, con los detalles del puesto de trabajo, disponible en la página web, detalla que los empleos están clasificados como”funcionarios religiosos” y que estarán en la parte inferior de la escala salarial de la administración pública saudí.

comentarios

imagen imagen
Login