ciudadanodiario.com.ar
Apuntes sobre el lanzamiento de Sanz
Cargando...
Por Redacción

Apuntes sobre el lanzamiento de Sanz



Premisa inequívoca de miles de dirigentes y simpatizantes que confluyeron en el mítico Luna Park, bastión histórico del boxeo argentino pero también ese especial lugar elegido por algunos dirigentes políticos para demostrar hasta qué punto son “guapos” a la hora de convocar y de mostrar capacidad de gobernar.


Buenos Aires, viernes 3 de octubre de 2014. Son las cuatro de la tarde y la gran ciudad hierve ante una pertinaz lluvia y el alocado movimiento de porteños y su movilidad ante la llegada de otro fin de semana. De repente una ruidosa multitud se hace sentir en las puertas de ese templo bañado de mucha gloria. El mismo que repleto ovacionó a un Oscar “Ringo” Bonavena, a Víctor Emilio Galíndez, al “Mono” Gatica, al siempre campeón Carlos Monzón y a toda esa legión que parió el boxeo argentino. El mismo lugar que además supo de un contundente y aplaudido discurso de Raúl Ricardo Alfonsín, en su camino a la Casa Rosada y abrazado a esa democracia que tanto nos costó conseguir.


Tres horas después, y con un copado Luna Park que colmó el colorido, la música y las mística radical de un poco más de 10 mil almas, Ernesto Sanz comenzó a transitar ese camino legado que dejó extinto presidente Alfonsín. Nervioso y emocionado a la vez, inició un discurso que muchos observadores consideraron como exacto, directo, sincero, sin sobreactuación y con un fuerte contenido político esperanzador que no dejó perder el interés de esa militancia que lo escuchó atenta y supo acompañar con explosivos aplausos y cánticos.


Es que Ernesto Sanz debía demostrar ante el radicalismo primero y a UNEN después, que sabe “todo” lo grave que le sucede al país y cómo encarar las soluciones que ello supone. Convidando a todos a ese gran proyecto de reconstruir instituciones, gobernabilidad, posibilidades de un digno vivir y los valores del país, que al decir de Sanz se han perdido dramáticamente.


Las palabras del senador de la Nación tuvieron un permanente flanco: el gobierno nacional, pero también hacia adentro del radicalismo y del mismo UNEN. Sin más estridencias de las que ya tienen por su dura presencia en el país, habló de inflación, de recesión, de desocupación y de pobreza, ofreciendo para cada una las respuestas que la gente quiere escuchar.


Como cuando se refirió a la inseguridad. “Quiero que todos escuchen bien: seré el presidente que me colocaré al frente de una lucha sin concesiones contra el hampa y el narcotráfico, llevando adelante un plan nacional de seguridad. Y, lo haremos con todas las Fuerzas de Seguridad y las leyes vigentes sin dilación alguna. Pero también investigando toda conexión con funcionarios que son cómplices de lo que aquí ocurre”, enfatizó.


Otro momento de alta tensión fue cuando Sanz expresó: “No le perdono a este gobierno dos cosas. Cómo se dividió al país, aquí se hizo a enfrentar a todos y se colocó un escenario de amigos y enemigos. Lo otro es cómo se dilapidó esa oportunidad única de colocar a la Argentina y su gente en los más altos grados del desarrollo del mundo. Aquí llovió dinero –gritó Sanz– dinero que no fue al progreso del país, sino a los bolsillos de los que se han enriquecido con la función pública. La Nación muestra con desgarro una corrupción que ha carcomido los cimientos de ella y por eso cuando asuma la presidencia crearé la CONADEP de la corrupción. Nada aquí quedará impune y mucho menos sin ser investigado y procesado”, sentenció.


Ese colmado Luna Park le dio el primer sí, que hasta ahora no había obtenido Ernesto Sanz, frente a aquellos sondeos que contienen a Mauricio Macri, Daniel Scioli, Sergio Massa y Julio Cobos. Pues ahora tendrá que abonar ese almácigo colocado en un bosque donde ya hay árboles plantados. Y, no está solo. La presencia de Elisa Carrió, Martín Lousteau, un importante lote de legisladores de la Nación y toda la primera línea de la Unión Cívica Radical, no hace más que predecir que dentro y fuera de UNEN hay otro candidato a consideración de ese ciudadano que ya está analizando el escenario de país que lo cobije para después de diciembre de 2015.


Daniel Gallardo – Periodista de Radio Estudio Cooperativa y El Ciudadano.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Apuntes sobre el lanzamiento de Sanz

Premisa inequívoca de miles de dirigentes y simpatizantes que confluyeron en el mítico Luna Park, bastión histórico del boxeo argentino pero también ese especial lugar elegido por algunos dirigentes políticos para demostrar hasta qué punto son “guapos” a la hora de convocar y de mostrar capacidad de gobernar.

Buenos Aires, viernes 3 de octubre de 2014. Son las cuatro de la tarde y la gran ciudad hierve ante una pertinaz lluvia y el alocado movimiento de porteños y su movilidad ante la llegada de otro fin de semana. De repente una ruidosa multitud se hace sentir en las puertas de ese templo bañado de mucha gloria. El mismo que repleto ovacionó a un Oscar “Ringo” Bonavena, a Víctor Emilio Galíndez, al “Mono” Gatica, al siempre campeón Carlos Monzón y a toda esa legión que parió el boxeo argentino. El mismo lugar que además supo de un contundente y aplaudido discurso de Raúl Ricardo Alfonsín, en su camino a la Casa Rosada y abrazado a esa democracia que tanto nos costó conseguir.

Tres horas después, y con un copado Luna Park que colmó el colorido, la música y las mística radical de un poco más de 10 mil almas, Ernesto Sanz comenzó a transitar ese camino legado que dejó extinto presidente Alfonsín. Nervioso y emocionado a la vez, inició un discurso que muchos observadores consideraron como exacto, directo, sincero, sin sobreactuación y con un fuerte contenido político esperanzador que no dejó perder el interés de esa militancia que lo escuchó atenta y supo acompañar con explosivos aplausos y cánticos.

Es que Ernesto Sanz debía demostrar ante el radicalismo primero y a UNEN después, que sabe “todo” lo grave que le sucede al país y cómo encarar las soluciones que ello supone. Convidando a todos a ese gran proyecto de reconstruir instituciones, gobernabilidad, posibilidades de un digno vivir y los valores del país, que al decir de Sanz se han perdido dramáticamente.

Las palabras del senador de la Nación tuvieron un permanente flanco: el gobierno nacional, pero también hacia adentro del radicalismo y del mismo UNEN. Sin más estridencias de las que ya tienen por su dura presencia en el país, habló de inflación, de recesión, de desocupación y de pobreza, ofreciendo para cada una las respuestas que la gente quiere escuchar.

Como cuando se refirió a la inseguridad. “Quiero que todos escuchen bien: seré el presidente que me colocaré al frente de una lucha sin concesiones contra el hampa y el narcotráfico, llevando adelante un plan nacional de seguridad. Y, lo haremos con todas las Fuerzas de Seguridad y las leyes vigentes sin dilación alguna. Pero también investigando toda conexión con funcionarios que son cómplices de lo que aquí ocurre”, enfatizó.

Otro momento de alta tensión fue cuando Sanz expresó: “No le perdono a este gobierno dos cosas. Cómo se dividió al país, aquí se hizo a enfrentar a todos y se colocó un escenario de amigos y enemigos. Lo otro es cómo se dilapidó esa oportunidad única de colocar a la Argentina y su gente en los más altos grados del desarrollo del mundo. Aquí llovió dinero –gritó Sanz– dinero que no fue al progreso del país, sino a los bolsillos de los que se han enriquecido con la función pública. La Nación muestra con desgarro una corrupción que ha carcomido los cimientos de ella y por eso cuando asuma la presidencia crearé la CONADEP de la corrupción. Nada aquí quedará impune y mucho menos sin ser investigado y procesado”, sentenció.

Ese colmado Luna Park le dio el primer sí, que hasta ahora no había obtenido Ernesto Sanz, frente a aquellos sondeos que contienen a Mauricio Macri, Daniel Scioli, Sergio Massa y Julio Cobos. Pues ahora tendrá que abonar ese almácigo colocado en un bosque donde ya hay árboles plantados. Y, no está solo. La presencia de Elisa Carrió, Martín Lousteau, un importante lote de legisladores de la Nación y toda la primera línea de la Unión Cívica Radical, no hace más que predecir que dentro y fuera de UNEN hay otro candidato a consideración de ese ciudadano que ya está analizando el escenario de país que lo cobije para después de diciembre de 2015.

Daniel Gallardo – Periodista de Radio Estudio Cooperativa y El Ciudadano.

comentarios

Login