ciudadanodiario.com.ar
Almohadas de piedra
Cargando...
Por Redacción

Almohadas de piedra



Más de mil personas viven en las calles del Gran Mendoza y alrededores. Expulsados del sistema, estas almas errantes sólo tienen acceso a las necesidades básicas y padecen constantemente el maltrato de la sociedad. El Gobierno provincial, a través de la Secretaría de Desarrollo Social, asegura no manejar datos en cantidad, pero la organización internacional no gubernamental Médicos del Mundo, en su reciente publicación llamada Personas en situación de calle en Argentina (2013), afirma que en nuestra región (Cuyo – A3) serían unas 2.350 las personas sin un hogar estable. Teniendo en cuenta que la provincia representa un tercio de la población regional, se calcula que en Mendoza, de seguro son más de mil aquellos que a diario literalmente duermen en la calle.


Los marginados

La población más vulnerable y excluida de la sociedad son aquellos sujetos en situación de calle. Nos referimos a las personas que, además de no tener donde vivir, tampoco tienen posibilidad de acceso a la salud pública porque –en el 50% de los casos– no cuentan con documentos y sufren la discriminación constante al intentar sumarse al sistema de hospitales públicos –que en teoría están abiertos para todos– pero al no tener el Documento Único es casi un motivo de abandono.


Cautivos por partida doble

Además de ser sometidos por una sociedad egoísta que (por lo general) mira para otro lado, el 48% de los indigentes sin casa que tiene la provincia son adictos a las drogas o el alcohol, en la mayoría de los casos. Según el informe presentado a la prensa, los más jóvenes consumen alguna sustancia y los mayores beben.

Las enfermedades que más afectan a este grupo poblacional son las afecciones respiratorias en un 15%, piel y dermatológicas en un 18% y las músculo-esqueléticas en un 15%. Además, el 8% padece heridas de distinto grado.


Familias enteras y niños solos

Hugo Fiorens, titular de Voluntarios en Red Mendoza y referente local en lo que respecta a asistencia solidaria para los ‘sin techo’, asegura que cada vez se ven más familias completas buscando refugio del frío en alguna galería, en paradas de colectivos o en los ingresos a edificios públicos. “Hemos notado en las merendadas populares que organizamos todos los sábados mucha gente nueva. En su mayoría familias enteras con muchos niños y algunos niños solos también. Por lo general, están repartidos entre la Plaza Independencia, la plazoleta del Indio, el Hospital Central, el Hospital Lagomaggiore, el puente de San Martín Sur en Godoy Cruz, la Terminal de Ómnibus y el Parque Central”, detalló./ Orlando Tirapu


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Almohadas de piedra

Más de mil personas viven en las calles del Gran Mendoza y alrededores. Expulsados del sistema, estas almas errantes sólo tienen acceso a las necesidades básicas y padecen constantemente el maltrato de la sociedad. El Gobierno provincial, a través de la Secretaría de Desarrollo Social, asegura no manejar datos en cantidad, pero la organización internacional no gubernamental Médicos del Mundo, en su reciente publicación llamada Personas en situación de calle en Argentina (2013), afirma que en nuestra región (Cuyo – A3) serían unas 2.350 las personas sin un hogar estable. Teniendo en cuenta que la provincia representa un tercio de la población regional, se calcula que en Mendoza, de seguro son más de mil aquellos que a diario literalmente duermen en la calle.

Los marginados
La población más vulnerable y excluida de la sociedad son aquellos sujetos en situación de calle. Nos referimos a las personas que, además de no tener donde vivir, tampoco tienen posibilidad de acceso a la salud pública porque –en el 50% de los casos– no cuentan con documentos y sufren la discriminación constante al intentar sumarse al sistema de hospitales públicos –que en teoría están abiertos para todos– pero al no tener el Documento Único es casi un motivo de abandono.

Cautivos por partida doble
Además de ser sometidos por una sociedad egoísta que (por lo general) mira para otro lado, el 48% de los indigentes sin casa que tiene la provincia son adictos a las drogas o el alcohol, en la mayoría de los casos. Según el informe presentado a la prensa, los más jóvenes consumen alguna sustancia y los mayores beben.
Las enfermedades que más afectan a este grupo poblacional son las afecciones respiratorias en un 15%, piel y dermatológicas en un 18% y las músculo-esqueléticas en un 15%. Además, el 8% padece heridas de distinto grado.

Familias enteras y niños solos
Hugo Fiorens, titular de Voluntarios en Red Mendoza y referente local en lo que respecta a asistencia solidaria para los ‘sin techo’, asegura que cada vez se ven más familias completas buscando refugio del frío en alguna galería, en paradas de colectivos o en los ingresos a edificios públicos. “Hemos notado en las merendadas populares que organizamos todos los sábados mucha gente nueva. En su mayoría familias enteras con muchos niños y algunos niños solos también. Por lo general, están repartidos entre la Plaza Independencia, la plazoleta del Indio, el Hospital Central, el Hospital Lagomaggiore, el puente de San Martín Sur en Godoy Cruz, la Terminal de Ómnibus y el Parque Central”, detalló./ Orlando Tirapu

comentarios

Login