Cargando...
Por Redacción

Allanaron el estudio del contador presidencial



Perfil publicó este domingo en su versión impresa que “el histórico contador de la familia Kirchner, Víctor Alejandro Manzanares, quedó en la mira por el posible ocultamiento de pruebas en la causa Hotesur. Sus oficinas fueron allanadas durante los operativos realizados por orden del juez federal Claudio Bonadio el 13 de julio, antes de que fuera reemplazado por Daniel Rafecas”.

Esto surge de las actas de los allanamientos en Río Gallegos a las que accedió el periódico, en las que “se indica que fueron detectados rastros de archivos borrados que tenían información sobre empresas de la Presidenta y su familia en una computadora del estudio Manzanares. Los peritos detectaron que una de las computadoras tenía un “acceso directo sobre (la carpeta o archivo de) la empresa Hotesur SA”, pero no se encontró el “archivo original”, según el acta.

La publicación destaca que “otro dato llamativo es que no se encontró ningún tipo de documentación contable, a pesar de que el profesional –que también había intervenido en el caso por enriquecimiento ilícito contra los Kirchner– admitió que era el responsable de los libros de las firmas hoteleras”.

Durante el procedimiento en su estudio, ubicado en Gallegos, Manzanares dijo que era “asesor contable impositivo únicamente de las firmas Hotesur SA, Co.Ma SA y Los Sauces SA, de las cuales no posee documentación en virtud de razones de seguridad, ya que en tiempos pasados fue víctima de robos en su estudio”.

En 2009, cerca de un año después de que Néstor Kirchner comprara el hotel Alto Calafate, se denunció el robo de papeles contables de la familia presidencial en el despacho de Manzanares. Esto fue sorpresivo, porque el contador había fundado en 2005 una empresa (MS Logística SA) que tiene entre sus objetivos “prestación de servicios de guarda, sistematización y clasificación de archivos”.

En el centro de la investigación por el caso Hotesur SA están las sospechas de maniobras de lavado de dinero. Por eso uno de los objetivos de Bonadio era dar con la información contable.

Perfil pudo reconstruir la búsqueda de estos documentos durante las acciones judiciales realizadas en Río Gallegos. Además del estudio, se realizaron actuaciones en el domicilio del contador de Lázaro Báez y Valle Mitre, Cesar Andrades; en el domicilio fiscal de Idea SA –la nueva gestora de los hoteles presidenciales– y de Hotesur SA, donde se encontró dinero y documentos, como recibos a nombre de Austral Construcciones –de Báez– y un acta notarial entre Osvaldo “Bochi” Sanfelice –socio de los Kirchner– y Cristina Kirchner; y en el Hotel Alto Calafate, la principal propiedad hotelera de la familia. Asimismo, encontraron contratos con Aerolíneas Argentinas que también eran investigados por Bonadio./ Fuente: Perfil.com


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Allanaron el estudio del contador presidencial

Perfil publicó este domingo en su versión impresa que “el histórico contador de la familia Kirchner, Víctor Alejandro Manzanares, quedó en la mira por el posible ocultamiento de pruebas en la causa Hotesur. Sus oficinas fueron allanadas durante los operativos realizados por orden del juez federal Claudio Bonadio el 13 de julio, antes de que fuera reemplazado por Daniel Rafecas”.
Esto surge de las actas de los allanamientos en Río Gallegos a las que accedió el periódico, en las que “se indica que fueron detectados rastros de archivos borrados que tenían información sobre empresas de la Presidenta y su familia en una computadora del estudio Manzanares. Los peritos detectaron que una de las computadoras tenía un “acceso directo sobre (la carpeta o archivo de) la empresa Hotesur SA”, pero no se encontró el “archivo original”, según el acta.
La publicación destaca que “otro dato llamativo es que no se encontró ningún tipo de documentación contable, a pesar de que el profesional –que también había intervenido en el caso por enriquecimiento ilícito contra los Kirchner– admitió que era el responsable de los libros de las firmas hoteleras”.
Durante el procedimiento en su estudio, ubicado en Gallegos, Manzanares dijo que era “asesor contable impositivo únicamente de las firmas Hotesur SA, Co.Ma SA y Los Sauces SA, de las cuales no posee documentación en virtud de razones de seguridad, ya que en tiempos pasados fue víctima de robos en su estudio”.
En 2009, cerca de un año después de que Néstor Kirchner comprara el hotel Alto Calafate, se denunció el robo de papeles contables de la familia presidencial en el despacho de Manzanares. Esto fue sorpresivo, porque el contador había fundado en 2005 una empresa (MS Logística SA) que tiene entre sus objetivos “prestación de servicios de guarda, sistematización y clasificación de archivos”.
En el centro de la investigación por el caso Hotesur SA están las sospechas de maniobras de lavado de dinero. Por eso uno de los objetivos de Bonadio era dar con la información contable.
Perfil pudo reconstruir la búsqueda de estos documentos durante las acciones judiciales realizadas en Río Gallegos. Además del estudio, se realizaron actuaciones en el domicilio del contador de Lázaro Báez y Valle Mitre, Cesar Andrades; en el domicilio fiscal de Idea SA –la nueva gestora de los hoteles presidenciales– y de Hotesur SA, donde se encontró dinero y documentos, como recibos a nombre de Austral Construcciones –de Báez– y un acta notarial entre Osvaldo “Bochi” Sanfelice –socio de los Kirchner– y Cristina Kirchner; y en el Hotel Alto Calafate, la principal propiedad hotelera de la familia. Asimismo, encontraron contratos con Aerolíneas Argentinas que también eran investigados por Bonadio./ Fuente: Perfil.com

comentarios

imagen imagen
Login