Cargando...
Por Redacción

Alemania convoca a una nueva reunión por el reparto de refugiados



Tras su fracaso en la reunión de ayer, los ministros del Interior de la Unión Europea volverán a reunirse el martes de la semana que viene en Bruselas para intentar ponerse de acuerdo sobre el reparto de 120.000 inmigrantes, según ha anunciado la Presidencia luxemburguesa de la UE.


La mayoría de los Estados miembros de la Unión aceptaron el principio de distribución de ese contingente de refugiados, actualmente acogidos en Italia, Grecia y Hungría, pero no llegaron a ningún acuerdo sobre el mecanismo de distribución propuesto por la Comisión Europea. Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia se oponen abiertamente a las cuotas obligatorias.


El fracaso de la reunión de ayer provocó la cólera de varios dirigentes europeos, en particular en Alemania, paladín del reparto ordenado de inmigrantes llegados de los conflictos de Oriente Próximo.


El vicecanciller alemán, Gabriel, afirmó que “Algunos miembros se han cubierto una vez más de vergüenza”, mientras que en Viena la canciller Merkel dijo que “el tiempo se acaba”, y se mostró partidaria de una cumbre extraordinaria de jefes de Estado.



comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen
imagen
imagen
imagen

Alemania convoca a una nueva reunión por el reparto de refugiados

Tras su fracaso en la reunión de ayer, los ministros del Interior de la Unión Europea volverán a reunirse el martes de la semana que viene en Bruselas para intentar ponerse de acuerdo sobre el reparto de 120.000 inmigrantes, según ha anunciado la Presidencia luxemburguesa de la UE.

La mayoría de los Estados miembros de la Unión aceptaron el principio de distribución de ese contingente de refugiados, actualmente acogidos en Italia, Grecia y Hungría, pero no llegaron a ningún acuerdo sobre el mecanismo de distribución propuesto por la Comisión Europea. Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia se oponen abiertamente a las cuotas obligatorias.

El fracaso de la reunión de ayer provocó la cólera de varios dirigentes europeos, en particular en Alemania, paladín del reparto ordenado de inmigrantes llegados de los conflictos de Oriente Próximo.

El vicecanciller alemán, Gabriel, afirmó que “Algunos miembros se han cubierto una vez más de vergüenza”, mientras que en Viena la canciller Merkel dijo que “el tiempo se acaba”, y se mostró partidaria de una cumbre extraordinaria de jefes de Estado.

comentarios

imagen imagen
Login