ciudadanodiario.com.ar
Al fin… debatieron
Cargando...
Por Redacción

Al fin… debatieron



Todos lo buscaban, pero finalmente la Asociación de Ejecutivos de Mendoza logró reunir a los dos principales candidatos a gobernador de la provincia para que debatiesen y le contaran a un grupo selecto de empresarios, militantes y periodistas sus propuestas para gobernar la provincia por los próximos cuatro años. La candidata del Frente de Izquierda y los Trabajadores, Noelia Barbeito, no asistió al encuentro.


Los dos candidatos, que se vienen tirando con munición gruesa desde que quedaron electos como candidatos se mostraron cordiales cuando se encontraron en el hotel Diplomatic y –con buen tino– aprovecharon la ocasión para posar juntos y sacarse una foto con el hashtag #niunamás en referencia a la marcha que se realizará en todo el país el 3 de junio contra la violencia de género.


Luego, ambos candidatos ocuparon las sillas privilegiadas del salón de conferencias del hotel y ante la atenta mirada de aliados y contrincantes se fueron dividiendo los puntos para exponer sus ideas sobre los principales temas de interés de los mendocinos.


El primero en tomar la palabra fue Adolfo Bermejo, quien hizo hincapié en uno de sus caballitos de batalla durante su campaña: el diálogo entre todos los líderes municipales y el Gobierno provincial. En ese sentido, recapacitó en la necesidad de crear el Consejo de Intendentes.


En la presentación de sus propuestas, el senador nacional disparó su primera munición para su contrincante y dijo: “Nosotros prometemos bajar los impuestos y ellos proponen un ajuste”.


El actual senador nacional aclaró que bajar los impuestos es necesario para que los empresarios puedan invertir en la provincia y potenciar la economía regional.


Con la espina en el ojo, Cornejo saltó a la cancha y tomó el micrófono. Uno de los primeros comentarios que disparó fue para bastardear la actual conducción peronista. “La situación económica actual está deteriorada”. Además, el intendente de Godoy Cruz, comparó la inversión en obra pública de la provincia con el del departamento que él comanda actualmente y dijo que la “obra pública en la provincia representa el 3% del Presupuesto y en Godoy Cruz el 25%”.


En las comparaciones entre la provincia y el municipio también se enfocó en la polémica que enfrentó a radicales y peronistas durante las últimas semanas: la cantidad de empleados públicos.


El godoicruceño explicó que se tiene que bajar la cantidad de trabajadores del Estado, pero sin echar a nadie y lo ejemplificó diciendo: “En Godoy Cruz no se contrata a nadie cuando una persona se jubila. Es la única forma de ir bajando la cantidad de empleados públicos”.


Sobre este tema, el candidato del Frente Cambia Mendoza aclaró que en la comuna se redujo la cantidad de trabajadores del Estado.


El candidato oficialista cuando retomó la palabra se refirió al tema con el que Cornejo chicaneó a la actual gestión y dijo: “El 80% de los empleados del Estado corresponde a Seguridad y Educación –casualidad que son los dos ejes centrales de propuestos de Cambia Mendoza– pero aclaró que hay que organizar algunos sectores.


¿Más o menos créditos?


Otro de los ejes que logró un intercambio dialéctico entre los dos candidatos fue la posibilidad de obtener créditos para las medianas y pequeñas empresas de la provincia.


El candidato del Frente para la Victoria indicó en ese sentido que el objetivo del partido es fortalecer el Fondo de Transformación y Crecimiento y que ese organismo es el que logrará fomentar los créditos para las pymes.


En contrapunto, Cornejo aclaró que el Fondo para la Transformación cada vez da menos créditos para los pequeños y medianos empresarios.


En su catarata de críticas, el intendente de Godoy Cruz aprovechó la ocasión para pegarles a los nuevos directivos de YPF y dijo que desde la reestatización de la petrolera ha caído la producción de la misma. En cambio, Bermejo destacó a la actual conducción de este organismo y aclaró que en caso de ser electo se va a concentrar en el proyecto hidroeléctrico de Los Blancos, “que generará muchos empleos”, dijo.


Minería en el ojo de la tormenta


El candidato opositor fue el primero en hablar de minería y expuso al oficialismo con el mal manejo con Vale. “Mendoza debe impulsar la minería en el marco de la legislación vigente. Tiene que mejorar el debate porque mientras muchos la endiosan, otros la demonizan”, aclaró.


Y prosiguió: “El Gobierno provincial fracasó tratando con la minera Vale y a esta empresa no se le otorgaron las ventajas que pedía, aunque sí de las dio a Chevrón”.


En respuesta a los dichos de Cornejo, Bermejo aclaró que “se están haciendo gestiones para que la minera Vale retome sus trabajos en Malargüe y reconoció que no hay un debate serio del tema ya que “la falta de debate político logró que haya un rechazo social de la minería y generó también que dos pueblos se pelearan por Hierro Indio (por General Alvear que la rechazaba y Malargüe que destacaba las fuentes de trabajo que generaba).


Sobre ordenamiento territorial


Cornejo resaltó que el plan de ordenamiento territorial no está bien redactado y que le faltan puntos básicos e importantes como “por dónde van los acueductos, gasoductos, los límites entre zona rural y urbana”.


Y adelantó que este plan, tal y como está “no es ejecutable” y debe se revisado por las universidades y los organismos especializados en el tema.


Al respecto, Bermejo no coincidió en las apreciaciones de su rival, pero sí expresó que debe ser revisado por los universitarios para que la provincia pueda tener un plan de ordenamiento territorial.


Las chicanas finales


Los minutos finales del debate fueron para que los candidatos dieran sus sensaciones sobre las próximas elecciones. Bermejo se autotiró flores y dijo que “se viene preparando desde hace años para ser gobernador”.


Cornejo en cambió le siguió pegando a la actual gestión y se despidió diciendo que “hace ocho años que gobierna el peronismo y miren como están las cosas. Es necesario un cambio”.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Al fin… debatieron

Todos lo buscaban, pero finalmente la Asociación de Ejecutivos de Mendoza logró reunir a los dos principales candidatos a gobernador de la provincia para que debatiesen y le contaran a un grupo selecto de empresarios, militantes y periodistas sus propuestas para gobernar la provincia por los próximos cuatro años. La candidata del Frente de Izquierda y los Trabajadores, Noelia Barbeito, no asistió al encuentro.

Los dos candidatos, que se vienen tirando con munición gruesa desde que quedaron electos como candidatos se mostraron cordiales cuando se encontraron en el hotel Diplomatic y –con buen tino– aprovecharon la ocasión para posar juntos y sacarse una foto con el hashtag #niunamás en referencia a la marcha que se realizará en todo el país el 3 de junio contra la violencia de género.

Luego, ambos candidatos ocuparon las sillas privilegiadas del salón de conferencias del hotel y ante la atenta mirada de aliados y contrincantes se fueron dividiendo los puntos para exponer sus ideas sobre los principales temas de interés de los mendocinos.

El primero en tomar la palabra fue Adolfo Bermejo, quien hizo hincapié en uno de sus caballitos de batalla durante su campaña: el diálogo entre todos los líderes municipales y el Gobierno provincial. En ese sentido, recapacitó en la necesidad de crear el Consejo de Intendentes.

En la presentación de sus propuestas, el senador nacional disparó su primera munición para su contrincante y dijo: “Nosotros prometemos bajar los impuestos y ellos proponen un ajuste”.

El actual senador nacional aclaró que bajar los impuestos es necesario para que los empresarios puedan invertir en la provincia y potenciar la economía regional.

Con la espina en el ojo, Cornejo saltó a la cancha y tomó el micrófono. Uno de los primeros comentarios que disparó fue para bastardear la actual conducción peronista. “La situación económica actual está deteriorada”. Además, el intendente de Godoy Cruz, comparó la inversión en obra pública de la provincia con el del departamento que él comanda actualmente y dijo que la “obra pública en la provincia representa el 3% del Presupuesto y en Godoy Cruz el 25%”.

En las comparaciones entre la provincia y el municipio también se enfocó en la polémica que enfrentó a radicales y peronistas durante las últimas semanas: la cantidad de empleados públicos.

El godoicruceño explicó que se tiene que bajar la cantidad de trabajadores del Estado, pero sin echar a nadie y lo ejemplificó diciendo: “En Godoy Cruz no se contrata a nadie cuando una persona se jubila. Es la única forma de ir bajando la cantidad de empleados públicos”.

Sobre este tema, el candidato del Frente Cambia Mendoza aclaró que en la comuna se redujo la cantidad de trabajadores del Estado.

El candidato oficialista cuando retomó la palabra se refirió al tema con el que Cornejo chicaneó a la actual gestión y dijo: “El 80% de los empleados del Estado corresponde a Seguridad y Educación –casualidad que son los dos ejes centrales de propuestos de Cambia Mendoza– pero aclaró que hay que organizar algunos sectores.

¿Más o menos créditos?

Otro de los ejes que logró un intercambio dialéctico entre los dos candidatos fue la posibilidad de obtener créditos para las medianas y pequeñas empresas de la provincia.

El candidato del Frente para la Victoria indicó en ese sentido que el objetivo del partido es fortalecer el Fondo de Transformación y Crecimiento y que ese organismo es el que logrará fomentar los créditos para las pymes.

En contrapunto, Cornejo aclaró que el Fondo para la Transformación cada vez da menos créditos para los pequeños y medianos empresarios.

En su catarata de críticas, el intendente de Godoy Cruz aprovechó la ocasión para pegarles a los nuevos directivos de YPF y dijo que desde la reestatización de la petrolera ha caído la producción de la misma. En cambio, Bermejo destacó a la actual conducción de este organismo y aclaró que en caso de ser electo se va a concentrar en el proyecto hidroeléctrico de Los Blancos, “que generará muchos empleos”, dijo.

Minería en el ojo de la tormenta

El candidato opositor fue el primero en hablar de minería y expuso al oficialismo con el mal manejo con Vale. “Mendoza debe impulsar la minería en el marco de la legislación vigente. Tiene que mejorar el debate porque mientras muchos la endiosan, otros la demonizan”, aclaró.

Y prosiguió: “El Gobierno provincial fracasó tratando con la minera Vale y a esta empresa no se le otorgaron las ventajas que pedía, aunque sí de las dio a Chevrón”.

En respuesta a los dichos de Cornejo, Bermejo aclaró que “se están haciendo gestiones para que la minera Vale retome sus trabajos en Malargüe y reconoció que no hay un debate serio del tema ya que “la falta de debate político logró que haya un rechazo social de la minería y generó también que dos pueblos se pelearan por Hierro Indio (por General Alvear que la rechazaba y Malargüe que destacaba las fuentes de trabajo que generaba).

Sobre ordenamiento territorial

Cornejo resaltó que el plan de ordenamiento territorial no está bien redactado y que le faltan puntos básicos e importantes como “por dónde van los acueductos, gasoductos, los límites entre zona rural y urbana”.

Y adelantó que este plan, tal y como está “no es ejecutable” y debe se revisado por las universidades y los organismos especializados en el tema.

Al respecto, Bermejo no coincidió en las apreciaciones de su rival, pero sí expresó que debe ser revisado por los universitarios para que la provincia pueda tener un plan de ordenamiento territorial.

Las chicanas finales

Los minutos finales del debate fueron para que los candidatos dieran sus sensaciones sobre las próximas elecciones. Bermejo se autotiró flores y dijo que “se viene preparando desde hace años para ser gobernador”.

Cornejo en cambió le siguió pegando a la actual gestión y se despidió diciendo que “hace ocho años que gobierna el peronismo y miren como están las cosas. Es necesario un cambio”.

comentarios

Login