ciudadanodiario.com.ar
Aducen que el asesino del Hospital Central sería un “loco suelto”
Cargando...
Por Redacción

Aducen que el asesino del Hospital Central sería un “loco suelto”



Edicson Hernán Gordillo fue encontrado muerto el sábado a las 6.30 de la mañana con un piedra de entre 20 y 30 kilos sobre su cabeza, en el predio del Hospital Central. Testigos que pudieron estar presentes en el momento del ataque afirmaron que la piedra era tan grande que el rostro de la víctima no se veía. Se trató de un asesinato y los investigadores –comandados por la fiscal Cecilia Bignert– intentaron recabar pruebas para determinar el móvil del ataque. Hasta anoche no había detenidos.


La víctima tenía 77 años, y el hecho de que se descarte el robo obedece a que Gordillo tenía la billetera y todos los elementos de valor en sus bolsillos. Por esto es que los investigadores sostienen que el atacante sería un “loco suelto”.


Según datos recopilados por los pesquisas, el hombre no tenía problemas con conocidos, y se había retirado de su profesión de mecánico hacía tiempo ya. También se encontraron con que la víctima se encontraba en forma circunstancial en dicho hospital


La reconstrucción que desarrollaron los investigadores sostiene que Gordillo, abandonó su casa de calle Pirovano, de Godoy Cruz, el viernes por la tarde para ir hasta la casa de una de sus hijas, en Carrodilla.


A las 20.30, después de negarse a ser llevado en auto a su domicilio por un sobrino, tomó el colectivo y llegó hasta la zona de la Terminal. Lamentablemente, Gordillo ingresó a la guardia del hospital acompañado por un sujeto, ya que no se sentía bien. Así lo detectaron las cámaras de seguridad de ese sector interno del servidor público.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Aducen que el asesino del Hospital Central sería un “loco suelto”

Edicson Hernán Gordillo fue encontrado muerto el sábado a las 6.30 de la mañana con un piedra de entre 20 y 30 kilos sobre su cabeza, en el predio del Hospital Central. Testigos que pudieron estar presentes en el momento del ataque afirmaron que la piedra era tan grande que el rostro de la víctima no se veía. Se trató de un asesinato y los investigadores –comandados por la fiscal Cecilia Bignert– intentaron recabar pruebas para determinar el móvil del ataque. Hasta anoche no había detenidos.

La víctima tenía 77 años, y el hecho de que se descarte el robo obedece a que Gordillo tenía la billetera y todos los elementos de valor en sus bolsillos. Por esto es que los investigadores sostienen que el atacante sería un “loco suelto”.

Según datos recopilados por los pesquisas, el hombre no tenía problemas con conocidos, y se había retirado de su profesión de mecánico hacía tiempo ya. También se encontraron con que la víctima se encontraba en forma circunstancial en dicho hospital

La reconstrucción que desarrollaron los investigadores sostiene que Gordillo, abandonó su casa de calle Pirovano, de Godoy Cruz, el viernes por la tarde para ir hasta la casa de una de sus hijas, en Carrodilla.

A las 20.30, después de negarse a ser llevado en auto a su domicilio por un sobrino, tomó el colectivo y llegó hasta la zona de la Terminal. Lamentablemente, Gordillo ingresó a la guardia del hospital acompañado por un sujeto, ya que no se sentía bien. Así lo detectaron las cámaras de seguridad de ese sector interno del servidor público.

comentarios

Login