Cargando...
Por Redacción

Acusado en causa de efedrina, va contra Aníbal F.



“Nadie luchó más que yo contra el desvío de los precursores químicos”, dijo el ex funcionario de la Sedronar Gabriel Abboud al diario Clarín luego de cuestionar el trabajo del juzgado de María Servini de Cubría, que lo procesa por el desvío de la efedrina. Abboud se defiende y contraataca asegurando que las autorizaciones que firmaba en la Sedronar para importar efedrina, de entre 25 y 2.000 kilos, “respondían a una línea de funcionarios que aprobaban el trámite”. “Yo no tenía control de la calle ni de las fuerzas de seguridad”, dice, en alusión directa al ex ministro del Interior, el actual senador Aníbal Fernández, con quien mantuvo una fuerte disputa. Y agrega: “El primer alerta que recibí fue en julio de 2008 y la sustancia se prohibió en septiembre de ese año (por una resolución conjunta de los Ministerios de Salud e Interior y la Sedronar)”.

“Aníbal Fernández nunca nos informó si encontraron precursor químicos”, responde Abboud ante otra consulta del diario. Pese a su autodefensa, la jueza Servini de Cubría lo responsabiliza por decenas de autorizaciones. “Hay algunas que puedo probar que no estaba en ese momento en el país”, insiste Abboud. Según publicó Clarín, una de las pruebas más contundentes en la causa que tiene preocupado al Gobierno son los entrecruzamientos telefónicos. Es que hay comunicaciones de Miguel Zacarías -secretario del ex titular de la secretaría de Lucha contra el Narcotráfico y ex vicepresidente de la empresa estatal Enarsa, José Granero- con el empresario Augusto Abraham, uno de los mayores importadores de efedrina. Zacarías también se comunicaba muy seguido con la Casa Rosada, donde trabajaban dos de sus hermanos, Raúl y Luis, actual secretario de Cristina Kirchner. Consultado por las llamadas, Abboud se limita a responder: “Yo no trabajaba con los Zacarías, aunque los conozco”.

Clarín explica que Abboud es un abogado penalista que trabajó casi 20 años en Tribunales, donde llegó a ser secretario de la Cámara de Casación, la máxima instancia penal. En Comodoro Py, se lo vincula al estudio D’Albora, que ahora asumirá su defensa técnica. Según varias fuentes consultadas durante esta semana por el matutino porteño, “el ex funcionario de la Sedronar tenía un rol clave en la maniobra”. También se le adjudica protagonismo a Fabio Manuel Trosero, ex jefe de Gabinete de Granero.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Acusado en causa de efedrina, va contra Aníbal F.

“Nadie luchó más que yo contra el desvío de los precursores químicos”, dijo el ex funcionario de la Sedronar Gabriel Abboud al diario Clarín luego de cuestionar el trabajo del juzgado de María Servini de Cubría, que lo procesa por el desvío de la efedrina. Abboud se defiende y contraataca asegurando que las autorizaciones que firmaba en la Sedronar para importar efedrina, de entre 25 y 2.000 kilos, “respondían a una línea de funcionarios que aprobaban el trámite”. “Yo no tenía control de la calle ni de las fuerzas de seguridad”, dice, en alusión directa al ex ministro del Interior, el actual senador Aníbal Fernández, con quien mantuvo una fuerte disputa. Y agrega: “El primer alerta que recibí fue en julio de 2008 y la sustancia se prohibió en septiembre de ese año (por una resolución conjunta de los Ministerios de Salud e Interior y la Sedronar)”.
“Aníbal Fernández nunca nos informó si encontraron precursor químicos”, responde Abboud ante otra consulta del diario. Pese a su autodefensa, la jueza Servini de Cubría lo responsabiliza por decenas de autorizaciones. “Hay algunas que puedo probar que no estaba en ese momento en el país”, insiste Abboud. Según publicó Clarín, una de las pruebas más contundentes en la causa que tiene preocupado al Gobierno son los entrecruzamientos telefónicos. Es que hay comunicaciones de Miguel Zacarías -secretario del ex titular de la secretaría de Lucha contra el Narcotráfico y ex vicepresidente de la empresa estatal Enarsa, José Granero- con el empresario Augusto Abraham, uno de los mayores importadores de efedrina. Zacarías también se comunicaba muy seguido con la Casa Rosada, donde trabajaban dos de sus hermanos, Raúl y Luis, actual secretario de Cristina Kirchner. Consultado por las llamadas, Abboud se limita a responder: “Yo no trabajaba con los Zacarías, aunque los conozco”.
Clarín explica que Abboud es un abogado penalista que trabajó casi 20 años en Tribunales, donde llegó a ser secretario de la Cámara de Casación, la máxima instancia penal. En Comodoro Py, se lo vincula al estudio D’Albora, que ahora asumirá su defensa técnica. Según varias fuentes consultadas durante esta semana por el matutino porteño, “el ex funcionario de la Sedronar tenía un rol clave en la maniobra”. También se le adjudica protagonismo a Fabio Manuel Trosero, ex jefe de Gabinete de Granero.

comentarios

imagen imagen
Login