ciudadanodiario.com.ar
Actividad solidaria en la escuela Abraham Lemos de Los Corralitos
Cargando...
Por Redacción

Actividad solidaria en la escuela Abraham Lemos de Los Corralitos



Guaymallén, en conjunto con Irrigación y la cervecería Quilmes, realizó trabajos de huerta, pintura y restauración en las instalaciones de esta importante institución educativa


Con la premisa de cuidar el medio ambiente y de poner en valor los espacios públicos, Guaymallén realizó actividades en la escuela Abraham Lemos de Los Corralitos. Del encuentro participaron la Dirección General de Irrigación, la Dirección de Educación local y la Cervecería y Maltería Quilmes.


En la jornada se confeccionó una huerta, se plantaron árboles autóctonos de la zona y por último se implementó el riego por goteo; además de otras tareas como pintar paredes, reparar juegos e instalar bebederos. Es de destacar que esta actividad de voluntariado fue declarada de interés cultural por parte del municipio.


Asistieron más de cien voluntarios y se asumió el compromiso de llevar estas prácticas a otras zonas del departamento, donde hay escuelas con muchas necesidades.


Por su parte, Mónica Azcarate, empleada en la subdelegación del Río Mendoza, comentó cómo fue la experiencia de colaborar con la escuela: “La verdad es que fue una experiencia bastante gratificante. Vine junto con mi familia y realizamos tareas como hacer una huerta y pintar paredes”.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Actividad solidaria en la escuela Abraham Lemos de Los Corralitos

Guaymallén, en conjunto con Irrigación y la cervecería Quilmes, realizó trabajos de huerta, pintura y restauración en las instalaciones de esta importante institución educativa

Con la premisa de cuidar el medio ambiente y de poner en valor los espacios públicos, Guaymallén realizó actividades en la escuela Abraham Lemos de Los Corralitos. Del encuentro participaron la Dirección General de Irrigación, la Dirección de Educación local y la Cervecería y Maltería Quilmes.

En la jornada se confeccionó una huerta, se plantaron árboles autóctonos de la zona y por último se implementó el riego por goteo; además de otras tareas como pintar paredes, reparar juegos e instalar bebederos. Es de destacar que esta actividad de voluntariado fue declarada de interés cultural por parte del municipio.

Asistieron más de cien voluntarios y se asumió el compromiso de llevar estas prácticas a otras zonas del departamento, donde hay escuelas con muchas necesidades.

Por su parte, Mónica Azcarate, empleada en la subdelegación del Río Mendoza, comentó cómo fue la experiencia de colaborar con la escuela: “La verdad es que fue una experiencia bastante gratificante. Vine junto con mi familia y realizamos tareas como hacer una huerta y pintar paredes”.

comentarios

Login