Cargando...
Por Redacción

Academia de goles



Tuvieron que pasar 12 años para que el Cilindro vuelva a vestirse de gala para la Copa Libertadores de América. Tras la auspiciosa goleada conseguida en su visita al Deportivo Táchira, Racing recibió con mucha ilusión a Guaraní, un equipo que había empatado 2 a 2 frente al Sporting Cristal en su debut.


La propuesta era clara: los de Diego Cocca salieron a presionar en la búsqueda del gol prematuro, mientras que los paraguayos apostaron por las contras comandadas por Julián Benítez y Federico Santander.


Antes de llegar al descanso, con un lindo giro, el ex Inter habilitó al deConcordia, quien con un potente disparo estableció el 1 a 0. La pésima reacción de Aguilarcontribuyó a la conquista “académica”. Si algo le faltaba a Gustavo Bou para ingresar en la historia grande del club de Avellaneda era marcar el gol número 100 de Racing en la Copa Libertadores. Con la diferencia a su favor, los de Diego Cocca salieron a disputar el complemento con la tranquilidad de haber conseguido su cometido.


Por lo tanto, un pelotazo de Lollo hacia Camacho, le dio la posibilidad al uruguayo de llegar hasta el fondo y asistir a Diego Milito para que defina ante un arco vacío. Con el 2 a 0, la “Academia” continuaba de fiesta al obtener el puntaje ideal en la zona.


El exceso de confianza llevó a que el dueño de casa desperdicie una gran cantidad de ocasiones y la perseverancia paraguaya le devolvió las esperanzas a Guaraní. Federico Santander, tal vez el jugador más insultado por el público local, impuso el descuento para brindarle una carga emotiva muy intensa a la noche bonaerense.


Todas las inquietudes que se habían instalado en el Presidente Perón fueron despojadas mediante la velocidad de Brian Fernández y las desatenciones de la última línea paraguaya. El reemplazante de Milito capitalizó un grosero error de los centrales y habilitó a Bou, para que establezca el 3 a 1.


No conforme con el triunfo obtenido, Racing tuvo que volver a golear en la competición más cotizada del continente. La “Pantera” indomable fue la encargada de sellar el 4 a 1 definitivo. Lo que no hace en el torneo doméstico lo consigue en el certamen internacional, y aunque todavía falta mucho recorrido por delante, en Avellaneda se entusiasman con llegar a las instancias decisivas en la deseada Copa Libertadores.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Academia de goles

Tuvieron que pasar 12 años para que el Cilindro vuelva a vestirse de gala para la Copa Libertadores de América. Tras la auspiciosa goleada conseguida en su visita al Deportivo Táchira, Racing recibió con mucha ilusión a Guaraní, un equipo que había empatado 2 a 2 frente al Sporting Cristal en su debut.

La propuesta era clara: los de Diego Cocca salieron a presionar en la búsqueda del gol prematuro, mientras que los paraguayos apostaron por las contras comandadas por Julián Benítez y Federico Santander.

Antes de llegar al descanso, con un lindo giro, el ex Inter habilitó al deConcordia, quien con un potente disparo estableció el 1 a 0. La pésima reacción de Aguilarcontribuyó a la conquista “académica”. Si algo le faltaba a Gustavo Bou para ingresar en la historia grande del club de Avellaneda era marcar el gol número 100 de Racing en la Copa Libertadores. Con la diferencia a su favor, los de Diego Cocca salieron a disputar el complemento con la tranquilidad de haber conseguido su cometido.

Por lo tanto, un pelotazo de Lollo hacia Camacho, le dio la posibilidad al uruguayo de llegar hasta el fondo y asistir a Diego Milito para que defina ante un arco vacío. Con el 2 a 0, la “Academia” continuaba de fiesta al obtener el puntaje ideal en la zona.

El exceso de confianza llevó a que el dueño de casa desperdicie una gran cantidad de ocasiones y la perseverancia paraguaya le devolvió las esperanzas a Guaraní. Federico Santander, tal vez el jugador más insultado por el público local, impuso el descuento para brindarle una carga emotiva muy intensa a la noche bonaerense.

Todas las inquietudes que se habían instalado en el Presidente Perón fueron despojadas mediante la velocidad de Brian Fernández y las desatenciones de la última línea paraguaya. El reemplazante de Milito capitalizó un grosero error de los centrales y habilitó a Bou, para que establezca el 3 a 1.

No conforme con el triunfo obtenido, Racing tuvo que volver a golear en la competición más cotizada del continente. La “Pantera” indomable fue la encargada de sellar el 4 a 1 definitivo. Lo que no hace en el torneo doméstico lo consigue en el certamen internacional, y aunque todavía falta mucho recorrido por delante, en Avellaneda se entusiasman con llegar a las instancias decisivas en la deseada Copa Libertadores.

comentarios

imagen imagen
Login