ciudadanodiario.com.ar
Aberrante: la violó con una botella y quiso que la penetrara un rottweiler
Cargando...
Por Redacción

Aberrante: la violó con una botella y quiso que la penetrara un rottweiler



Ella tiene 37 años. Él, 35. Se conocían desde hacía dos meses, y él vivía en un campo cerca de Batán, provincia de Buenos Aires. Una noche que ella fue a visitarlo, el hombre le dijo que ya había planeado cómo matarla, y que jamás vería el amanecer. Con el paso de los minutos la golpeó, la ultrajó, y trajo un enorme perro para que este la violara. La mujer terminó en el hospital, y el agresor detenido.


El hecho ocurrió hace unas dos semanas en un puesto rural de El Boquerón. Paola Campos habla ahora de lo que sucedió aquella noche, y asegura que se decidió a denunciar “para pedir que se haga justicia”, y para que el hombre siga en la cárcel. De hecho, Alejandro Mendoza (su ex pareja) está alojado por estos momentos en la Unidad Penal 44, de Batán.


Cuenta la mujer que aquella noche “empezó a golpearme y amenazó con colgarme de unos ganchos, y que después pensaba enterrarme en el fondo del puesto”. Mientras tomaba alcohol y le decía que iba a matarla, la desnudó, la tiró sobre una frazada que puso en el piso, e hizo entrar a un rottweiler para que la violara.


“Le pedía por favor que parara, pero siguió intentado que el perro me montara hasta que lo soltó y lo hizo salir al patio”, relató. Tras violarla con una botella, Mendoza se fue a dormir y Campos logró escapar del puesto, caminar varias cuadras, y tomar un colectivo hasta su casa en Batán.


Luego de este martirio, los familiares de Paola la acompañaron al Hospital Interzonal General de Agudas (Higa), donde fue operada de urgencia por las lesiones internas y el doble desgarro sufrido, lo que le provocó un abundante sangrado.


Apenas recibido el alta, la mujer hizo la denuncia en la Comisaría de la Mujer y la Familia. En el marco de una causa por abuso sexual con acceso carnal, gravemente ultrajante y privación ilegal de la libertad agravada, Mendoza fue detenido por personal policial en su puesto de trabajo.


En tanto, el hombre se negó a declarar ante la fiscal María Isabel Sánchez y sigue alojado en la Unidad Penal 44 de Batán. “Yo espero que el siga detenido y que vaya a juicio, aunque mi mayor deseo es que se muera, ese sería mi alivio porque si llega a salir va a hacer lo mismo porque no le importa nada”, expresó.


Foto: gentileza www.0223.com.ar


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Aberrante: la violó con una botella y quiso que la penetrara un rottweiler

Ella tiene 37 años. Él, 35. Se conocían desde hacía dos meses, y él vivía en un campo cerca de Batán, provincia de Buenos Aires. Una noche que ella fue a visitarlo, el hombre le dijo que ya había planeado cómo matarla, y que jamás vería el amanecer. Con el paso de los minutos la golpeó, la ultrajó, y trajo un enorme perro para que este la violara. La mujer terminó en el hospital, y el agresor detenido.

El hecho ocurrió hace unas dos semanas en un puesto rural de El Boquerón. Paola Campos habla ahora de lo que sucedió aquella noche, y asegura que se decidió a denunciar “para pedir que se haga justicia”, y para que el hombre siga en la cárcel. De hecho, Alejandro Mendoza (su ex pareja) está alojado por estos momentos en la Unidad Penal 44, de Batán.

Cuenta la mujer que aquella noche “empezó a golpearme y amenazó con colgarme de unos ganchos, y que después pensaba enterrarme en el fondo del puesto”. Mientras tomaba alcohol y le decía que iba a matarla, la desnudó, la tiró sobre una frazada que puso en el piso, e hizo entrar a un rottweiler para que la violara.

“Le pedía por favor que parara, pero siguió intentado que el perro me montara hasta que lo soltó y lo hizo salir al patio”, relató. Tras violarla con una botella, Mendoza se fue a dormir y Campos logró escapar del puesto, caminar varias cuadras, y tomar un colectivo hasta su casa en Batán.

Luego de este martirio, los familiares de Paola la acompañaron al Hospital Interzonal General de Agudas (Higa), donde fue operada de urgencia por las lesiones internas y el doble desgarro sufrido, lo que le provocó un abundante sangrado.

Apenas recibido el alta, la mujer hizo la denuncia en la Comisaría de la Mujer y la Familia. En el marco de una causa por abuso sexual con acceso carnal, gravemente ultrajante y privación ilegal de la libertad agravada, Mendoza fue detenido por personal policial en su puesto de trabajo.

En tanto, el hombre se negó a declarar ante la fiscal María Isabel Sánchez y sigue alojado en la Unidad Penal 44 de Batán. “Yo espero que el siga detenido y que vaya a juicio, aunque mi mayor deseo es que se muera, ese sería mi alivio porque si llega a salir va a hacer lo mismo porque no le importa nada”, expresó.

Foto: gentileza www.0223.com.ar

comentarios

Login