ciudadanodiario.com.ar
A cara de perro
Cargando...
Por Redacción

A cara de perro



El Rojo de Avellaneda anda de mal en peor en cuanto a la relación con los integrantes del plantel profesional. A la decisión intempestiva de dejar de lado al experimentado Rolfi Montenegro, se suma el destrato con los demás jugadores que no serán tenidos en cuenta por el DT Jorge Almirón.


Marcelo Vidal, Rodrigo Gómez, Fabián Monserrat, Maxi Herrera, Sergio Ojeda, Leonel Buter y Juan Manuel Trejo recibieron el primer golpe el domingo en Pilar, cuando se presentaron en el hotel y se enteraron, a través del profesor Facundo Peralta, que Almirón no los tendría en cuenta. El segundo sucedió este lunes por la mañana, cuando llegaron a Villa Domínico y no había ningún preparador físico y tampoco una cancha asignada para entrenar…



El grupo de los apartados (sólo faltaron Iván Pérez y Seba Penco) se cruzó en el predio con Carlos Montaña, vice segundo, y Héctor Maldonado, secretario general, quienes fueron a presentar a Fernando Berón, nuevo entrenador de la Reserva. Ambos directivos les pidieron disculpas por la desorganización del domingo: “Dijeron que el encargado estaba de vacaciones”, contó Vidal en TyC Sports. Luego, ante el imprevisto, hicieron una rutina física bajo las órdenes de Francisco Berscé, técnico de la Quinta.


Pero el más perjudicado fue Trejo, quien se encuentra en proceso de recuperación de una distensión en el ligamento lateral de la rodilla izquierda. El Tucu no contó con la supervisión de un kinesiólogo que le indicara los pasos a seguir durante la jornada.


Según se ve por estas situaciones, la dirigencia de Independiente de Avellaneda no tiene miramientos a la hora de tratar con los jugadores o padece de una falta de comunicación total. O tal vez, como algunos ya están comentando por lo bajo en el mismo club, es una estrategia del presidente, Hugo Moyano, que aplica los mismos métodos que utiliza con quienes se cruzan en su camino en el ámbito gremial y político./ Fuente: Ole.com



comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

A cara de perro

El Rojo de Avellaneda anda de mal en peor en cuanto a la relación con los integrantes del plantel profesional. A la decisión intempestiva de dejar de lado al experimentado Rolfi Montenegro, se suma el destrato con los demás jugadores que no serán tenidos en cuenta por el DT Jorge Almirón.

Marcelo Vidal, Rodrigo Gómez, Fabián Monserrat, Maxi Herrera, Sergio Ojeda, Leonel Buter y Juan Manuel Trejo recibieron el primer golpe el domingo en Pilar, cuando se presentaron en el hotel y se enteraron, a través del profesor Facundo Peralta, que Almirón no los tendría en cuenta. El segundo sucedió este lunes por la mañana, cuando llegaron a Villa Domínico y no había ningún preparador físico y tampoco una cancha asignada para entrenar…

El grupo de los apartados (sólo faltaron Iván Pérez y Seba Penco) se cruzó en el predio con Carlos Montaña, vice segundo, y Héctor Maldonado, secretario general, quienes fueron a presentar a Fernando Berón, nuevo entrenador de la Reserva. Ambos directivos les pidieron disculpas por la desorganización del domingo: “Dijeron que el encargado estaba de vacaciones”, contó Vidal en TyC Sports. Luego, ante el imprevisto, hicieron una rutina física bajo las órdenes de Francisco Berscé, técnico de la Quinta.

Pero el más perjudicado fue Trejo, quien se encuentra en proceso de recuperación de una distensión en el ligamento lateral de la rodilla izquierda. El Tucu no contó con la supervisión de un kinesiólogo que le indicara los pasos a seguir durante la jornada.

Según se ve por estas situaciones, la dirigencia de Independiente de Avellaneda no tiene miramientos a la hora de tratar con los jugadores o padece de una falta de comunicación total. O tal vez, como algunos ya están comentando por lo bajo en el mismo club, es una estrategia del presidente, Hugo Moyano, que aplica los mismos métodos que utiliza con quienes se cruzan en su camino en el ámbito gremial y político./ Fuente: Ole.com

comentarios

Login